Una chica que parece una zombi alarga la mano como para tocar algo

Verdades sobre la droga Zombi

El hombre que le comió la cara a otro (primer caso viral)

La flakka, también conocida como la droga zombi, es un estimulante sintético que actúa en el sistema nervioso simulando los efectos de la cocaína, las metanfetaminas, el MDMA y el éxtasis. Pertenece a la familia de las catinonas, las llamadas “sales de baño” por su presentación de pequeños cristales similares a las sales usadas en cosmética, aunque químicamente no tienen ninguna relación.

Imagen en la que se ve una botella y de ella salen cristalitos como sal que es la droga zombi
Imagen de la DEA

Esta droga empezó a venderse en occidente como un sustituto del crack con un precio mucho más bajo. El epicentro de su consumo está en Florida, desde ahí se ha ido extendiendo hacia otras partes del mundo. En España ya se reconoce su presencia, principalmente en las comunidades de Valencia, Islas Baleares, Andalucía, Madrid, Aragón, Cataluña, País Vasco y Galicia.

Su espectacular epíteto de droga “zombi” se debe a los impresionantes vídeos virales en los que se puede ver a individuos actuando literalmente como zombis o posesos: contorsionando sus cuerpos, infligiéndose daño sin inmutarse o actuando de forma errática y violenta.

¿Zombi instantáneo?

La verdad es que una toma mínima de flakka no convierte al consumidor en un monstruo caníbal. Los casos más escandalosos que se han registrado son producto de sobredosis. Sin embargo, el riesgo de llegar a una dosis excesiva es realmente muy grande. La flakka es altamente adictiva. Su efecto es muy corto, pese a que sigue manteniéndose en el organismo del sujeto. Esto hace que el consumidor tienda a caer en un consumo compulsivo y a acumular muchas tomas en poco tiempo. Adicionalmente, es muy económica. Todo esto hace que los casos de sobredosis sean muy frecuentes.

La imagen refleja la cara de una persona desfigurada, como si la estuviera viendo alguien con alucinaciones

Muchas sobredosis suelen ser letales, ya sea por fallo cardiovascular, renal o respiratorio. Otras muertes por flakka se deben a accidentes fatales o arranques suicidas. Se cuentan entre los efectos negativos las crisis de pánico, ansiedad, psicosis, paranoia, agresividad extrema, hipertermia, náuseas, abdomen agudo, convulsiones y otros.

En un reciente documental de Vice, una consumidora anónima describe los efectos como una gran sensación de energía y excitación, y necesidad de hacer algo aunque no se sepa bien qué es. La entrevistada consume flakka unas 4 o 5 veces al día, y la usa con fines recreacionales. También reconoce que le preocupa que su hábito pueda haberse convertido en una adicción, pero no ha visto efectos adversos hasta el momento.

¿Qué hacer ante una sobredosis?

Imagen de un gotero de hospital

Ante síntomas adversos, lo más recomendable es acudir a un centro médico. No hay un antídoto inmediato para contrarrestar una sobredosis de flakka. El tratamiento que se aplica es sintomático, intentando mitigar las distintas patologías que puedan ir apareciendo hasta controlar la crisis. En primera instancia, suelen utilizarse benzodiacepinas para sedar y prevenir convulsiones al paciente. Debido a su novedad, se sabe poco sobre la gravedad de sus efectos adversos a largo plazo, aunque ya se advierte su alta peligrosidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.