Centros sanitarios autorizados con certificación legal C-36-002459, C-36-002460, C-15-003355 986 30 37 84

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH), probablemente el virus que más conmocionó al planeta hasta la llegada del coronavirus, sigue siendo un riesgo real, y probablemente la enfermedad de transmisión sexual (ETS) más temida. Aunque el contagio ya no representa la muerte segura, sí significa un tratamiento de por vida y un cambio importante en el estilo de vida.

Gracias a todos los esfuerzos de educación y prevención que se han hecho, la tendencia  a nivel mundial es un descenso en el número de contagios. Entre 2001 y 2011, se registraron 20% menos casos. En España, «las tasas de nuevos diagnósticos de VIH son similares a las de otros países de la región Europea de la OMS, aunque superiores a la media de los países de la Unión Europea y de Europa Occidental».

 

datos y cifras del sida en la sociedad

Unaids.org/es

 

En España, se registraron 3244 casos nuevos en 2018, de los cuales el 56,4% fueron hombres que mantenían relaciones sexuales con hombres (HSH); el 26,7%, por relaciones heterosexuales (siempre con mayor prevalencia de hombres); y solo un 3,2% fueron contagios por inyección de drogas (PID). A simple vista, parece que las drogas, especialmente las no inyectadas, no juegan un papel importante en la transmisión del VIH; sin embargo, diversos estudios apuntan a otra cosa.

 

Las drogas inyectadas

 

consumo de drogas inyectables

 

En esta tipología de drogas, el riesgo está claro y existe un esfuerzo contundente en la educación relacionada con este factor. Aún así, el abordaje común es simplista. El riesgo de contagio no aumenta únicamente para las personas que usan drogas inyectadas, sino para sus parejas sexuales.

El riesgo de transmisión es considerablemente mayor para las mujeres que usan drogas inyectadas y son trabajadoras sexuales. Con frecuencia, estas mujeres se desempeñan como trabajadoras sexuales precisamente porque el consumo de drogas no les permite llevar una vida normal con un empleo estable; pero, además, suelen hacerlo para conseguir más droga o dinero que luego invertirán en drogas. Esto es lo que se conoce como la doble carga de enfermedad: el riesgo de contagio en este sector de la población es doble, por una parte, por el uso de drogas inyectadas y, por otra, por el trabajo sexual.

El tipo de intercambio sexual que se produce en estos contextos es generalmente de riesgo, puesto que no existe una continuidad en el uso de protección (motivada por los deseos del cliente y la falta de habilidades de negociación de la prestadora de servicios sexuales). Además, estas personas suelen tener relaciones sexuales desprotegidas con sus parejas habituales.

Viendo el cuadro desde una perspectiva más amplia está claro que algunos de los contagios sexuales también tienen como punto de origen el consumo de drogas.

 

Las drogas no inyectadas

 

sustancias toxicas no inyectables

 

Pero el riesgo de contagio de VIH relacionado con las drogas no se limita a las agujas. También los usuarios de otras sustancias aumentan sus posibilidades de contagio, especialmente aquellos que hacen uso de drogas estimulantes. Entre los efectos de estas drogas se encuentra el aumento del deseo y la actividad sexual, la disminución de la capacidad de toma de decisiones y, por consiguiente, un uso inconsistente de preservativos.

Este es un problema al que se le presta creciente atención debido al aumento de la disponibilidad de este tipo de drogas, especialmente de metanfetaminas.

 

Las drogas legales

 

consumo de sustancias legales como tabaco o alcohol

 

Los riesgos tampoco se quedan en el territorio de las drogas ilegales. El alcohol, la droga legal más popular y socialmente aceptada de todas, aumenta el riesgo de contagio de VIH. De hecho, algunos estudios señalan que no se le ha prestado suficiente atención al consumo de bebidas alcohólicas como factor de riesgo a lo largo de la historia del virus.

El mecanismo con el alcohol es el mismo que el de las metaanfetaminas. El uso de drogas, en general, conduce a conductas sexuales de riesgo que aumentan la exposición a todo tipo de enfermedades de transmisión sexual, sin excluir el VIH. De hecho, países con una alta tasa de consumo excesivo de alcohol son los que tienen epidemias de VIH más graves.

El tabaco también aparece en escena, ya no como factor de riesgo para el contagio, sino para la mortalidad. Se ha probado que la implementación de programas de rehabilitación garantiza el aumento de la supervivencia.

Etapas de la adicción

Si atendemos a la definición de la RAE, la adicción puede describirse como una “dependencia de sustancias o actividades nocivas para la salud o el equilibrio psíquico”.La vulnerabilidad frente a una adicción depende de múltiples factores, como el tipo de sustancia o...

¿Es real la adicción al azúcar?

Desde hace muchos años se ha debatido mucho sobre los efectos del azúcar refinado en la salud de las personas. Hoy en día se conoce de sobra que el consumo excesivo de azúcar refinada se encuentra altamente vinculado a una multitud de enfermedades como los son las...

¿Cuánto tiempo de una vida puede robar la heroína?

Para nadie es un secreto que la heroína es una sustancia sumamente nociva y que su capacidad de crear adicción física, aunada con la necesidad que genera de aumentar progresivamente la cantidad que se consume, empuja a los adictos a un acelerado bucle de deterioro en...

¿Cuánto tiempo de la vida le cede a la cocaína una persona adicta?

De forma contradictoria discreta y agitadora; glamorosa y cutre a la vez; la cocaína es una gran preocupación para los sistemas de salud del mundo.Como ya hemos visto con el tabaco y el alcohol, a través del estudio estadístico es posible establecer un estimado de...

Tres cosas que no debes hacer si vives con un adicto

No se habla lo suficiente de las familias de los adictos. Quienes rodean a personas con dependencia deben enfrentarse a grandes retos para los que casi nunca están preparados. Si te encuentras en esa situación, te dejamos tres cosas fundamentales que debes evitar en...

Platzspitz: un experimento fallido

Mientras en España tenía lugar La Movida, otros lugares de Europa experimentaban fenómenos igual de preocupantes desde el punto de vista de las adicciones, pero sin todo el boom cultural español. Uno de esos lugares fue Suiza, donde el aumento del consumo de drogas...

¿Cuánto tiempo se pierde con el consumo de alcohol?

El alcohol es el protagonista de nuestra segunda entrega sobre el costo, medido en unidades de tiempo, que tienen ciertas adicciones. Aunque resulte tentador elucubrar acerca del tiempo ocioso que suele perder un bebedor en una barra, esta vez nos centraremos en datos...

¿Cuánto tiempo se pierde con el tabaquismo?

Existe un viejo chiste en el que un no fumador le dice a un fumador empedernido que si guardase todo lo que gasta en tabaco, podría comprarse un Ferrari al cabo de 5 años. A esto, el fumador responde preguntándole dónde está el suyo. Si bien es cierto que en la vida...

Las enfermedades del vapeo

Cuando los cigarros electrónicos, ahora ampliamente conocidos como vapers, irrumpieron en la escena, parecían la tierra prometida. Estos dispositivos futuristas se presentaban como todo lo que cualquier fumador pudo haber soñado alguna vez: desde una herramienta para...

Nuevas sustancias: ¿qué es el 512?

Un nuevo código aparece mencionado en grandes éxitos de la música urbana en español desde hace algunos años. Esta cifra causa curiosidad por recordarnos al ya muy extendido 420 de la marihuana. Al escucharlo, queda claro que se trata de alguna droga, pero no resulta...

Guía informativa contra las drogodependencias

¿Alguien cercano podría tener
problemas de adicciones ?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies