Centros sanitarios autorizados con certificación legal C-36-002459, C-36-002460, C-15-003355 986 30 37 84 contacto@helpadicciones.com

La Organización Mundial de la Salud define la adicción como una relación de dependencia. Históricamente se ha visto la adicción como la relación de dependencia que existe entre una persona y una sustancia o un hábito. Difícilmente pensamos que la relación de dependencia, la adicción, puede estar ligada a otra persona.

Una pareja de chico y chica se ríen y se divierte flirteando

Todas las relaciones de pareja son relaciones dependientes. Una relación sana es aquella en la que los miembros son interdependientes: es decir, cuentan el uno con el otro, pero son perfectamente capaces de continuar con sus vidas de forma individual.

Pareja camina por la orilla del mar

Una relación de codependencia, en cambio, es aquella en la que se encuentran una persona dependiente y una codependiente. Las características de uno alimentan las del otro, desarrollando la codependencia y la adicción mutua. Si bien lo más frecuente es que las relaciones de codependencias se presenten entre los miembros de una pareja, también es posible encontrarlas en otros tipos de relaciones.

Imagen de unas botas que pisan un suelo helado resquebrajado

Los dependientes emocionales tienden a buscar como pareja a personas egocéntricas, que se muestran seguras de sí mismas y que suelen, además, ser poco afectuosas. Esto en contraposición a sus inseguridades y necesidad desmedida de afecto. El dependiente idealiza a la otra persona y hace que su vida gire en torno al eje de su pareja, que es el centro y el motivo de todo.

Por su parte, el codependiente alimenta este comportamiento y, según sea su personalidad, puede generar violencia sistemática, física y psíquica, en la relación. Visto el perfil que los dependientes buscan, el codependiente podría ser una persona narcisista, paranoide, etc.

Una pareja de agarran las manos pero se dan la espalda, uno de ellos al sol, la otra en la sombra

El dependiente puede soportar burlas, infidelidades, agresiones y menosprecios sin ser capaz de poner fin a la relación, incluso cuando es consciente de su infelicidad. De hecho, tal como en cualquier otra adicción, el dependiente emocional necesitará cada vez más a su pareja, querrá pasar más tiempo con ella y estar constantemente en comunicación para evitar sensaciones de inseguridad y abandono.

Imagen de un corazón atado a una cuerda con las mitades partidas

Si el dependiente emocional llegara, en algún momento, a apartarse de su pareja, sentirá un deseo de consumo: la necesidad excesiva del otro. Y si decidiera terminar la relación, lo más probable es que la adicción lo lleve a retomarla, pues, exactamente como un adicto a una sustancia, sin su contra parte codependiente, presentará un síndrome de abstinencia: malestar general, temblores, insomnio, depresión, irritabilidad, etc. Estos síntomas pueden presentarse incluso durante un alejamiento temporal de la pareja, por ejemplo, si no existe la posibilidad de contactar por teléfono.

Una chica tumbada en la cama y enfocada desde arriba se tapa la cara con las dos manos

Como en el caso de otras adicciones, una relación de dependencia también puede ser un síntoma de otro problema, como la depresión. En ese caso, la persona dependiente busca una relación complicada como un estímulo diversivo que le permite evadir la situación depresiva en la que se encuentra. Con frecuencia, si la pareja del dependiente se transforma en una persona equilibrada que propicia una relación más sana, el dependiente se alejará de la relación -que habrá dejado de cumplir su objetivo- y buscará otra relación conflictiva.

Imagen de unas cadenas de barco

El hecho de que la relación adictiva sea un síntoma no implica que deje de ser un problema en sí misma. Como en cualquier otra adicción, es necesario tratar y resolver el problema de dependencia antes de poder tratar y resolver los problemas que detonaron la adicción. Como siempre, el primer paso es reconocer que existe un problema y tener la voluntad de solucionarlo.

Imagen de un chico que sube unas escaleras y al final se ve un arco con luz

Con la ayuda adecuada, el dependiente llegará a comprender que el principio de su recuperación se encuentra en centrar la atención, ya no en su relación, sino en sí mismo para eliminar las conductas dañinas y poder mejorar otras áreas de su vida.

¿Soy adict@ a Tinder?

El concepto de Tinder marca un hito importante en la historia de nuestra especieA través de una aplicación móvil, dos desconocidos pueden superar sus vergüenzas e inseguridades para declararse mutuamente su atractivo físico con solo pasar el pulgar sobre la...

De medicación a adicción

En la Antigua Grecia existía una misma palabra para veneno y antídoto, remedio y droga. Esta era: phármakon, cuya suerte de paradoja lingüística no debería tomarse como carencia o debilidad de aquel idioma, sino como una advertencia inscrita en la memoria de la...

Oniomanía: adicción a las compras

Aunque todavía hay gran disputa entre si debe considerarse la oniomanía una verdadera adicción o no, lo cierto es que se trata de un desorden conductual que presenta características propias de la dependencia: Impulso irrefrenable Malestar al verse privado de lo...

¿Existen diferencias según el género en el consumo de drogas?

Vivimos en tiempos en los que es indiscutible que la igualdad entre hombre y mujeres es un deber. Esto desde el punto de vista social, pero desde el punto de vista físico siempre hemos sido diferentes. Biológicamente, los cuerpos del sexo femenino tienen funciones...

Ansia de ansiolíticos

El 2,5% de la población española tiene un problema de adicción a los ansiolíticos, mientras que casi un tercio de los españoles los consumieron por lo menos una vez a lo largo de 2018. Visto así, las cifras no parecen demasiado alarmantes; sin embargo, estudios...

El trabajo de la familia frente a la adicción

La palabra hogar está emparentada históricamente con la palabra hoguera desde los días en que la intemperie amenazaba a la especie humana con el frío y la oscuridad. En esos tiempos primitivos, los que pertenecían al clan tenían la suerte de acudir a la fogata...

Las mascotas son terapéuticas para superar adicciones

¿Por qué tenemos mascotas?Porque son nuestras amigas. Y son justamente las buenas amistades (esas que nos quieren y que nos ayudan a crecer) las que necesitamos para dejar atrás alguna adicción.Los beneficios terapéuticos de los animales de compañía están...

La adicción al ‘like’

Adicción a las redes sociales y a los likesSorprende pensar que hace tan solo un par de décadas nadie sabía lo que era Facebook, Instagram, Twitter o Snapchat. Hoy son herramientas de socialización que ocupan un altísimo porcentaje de nuestro tiempo. Quizá el...

Esteroides: ¿drogas adictivas?

La mala fama de los esteroides está bastante extendida. Basta con que aparezcan en los análisis de un deportista para que su carrera se arruine. Pero ¿por qué? ¿Qué es lo que los hace tan malos?Los esteroides anabólicos son hormonas sintéticas que, al igual que...

¿Hay una forma correcta de combatir una epidemia de opiáceos?

Vancouver es un nombre que siempre salta entre las 10 mejores ciudades para vivir en el mundo. Sin embargo, esta urbe canadiense sufre desde hace algunos años la proliferación de adictos a drogas de la familia de la heroína, especialmente a una que puede llegar a...

Guía informativa contra las drogodependencias

¿Alguien cercano podría tener
problemas de adicciones ?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies