¿Qué son las «nuevas sustancias»?

La historia de las drogas es tan larga como la historia de la humanidad. Existe una gran cantidad de sustancias que han acompañado a los seres humanos desde «siempre»; en su mayoría, plantas o extractos de plantas, como el cannabis, el opio, o la coca. Además, el error y la experimentación condujo al ser humano a descubrir que ciertas mezclas y procesos también podrían tener efectos psicoactivos, como la fermentación de frutas, que produce alcohol.

Cómo viajan las sustancias

Puede pasar que una droga tradicional o ritual de una parte del mundo haya caído en desuso y sea redescubierta después de muchas décadas, o incluso siglos. Por otro lado, los procesos migratorios pueden contribuir a que sustancias encapsuladas en ciertos espacios geográficos se expandan por el mundo, como sucedió, en su tiempo, con el tabaco. La facilidad y velocidad en la movilidad humana puede contribuir a transportar sustancias y costumbres lejos de sus latitudes de origen, como está sucediendo ahora con la ayahuasca, que después de haber acompañado durante siglos a chamanes americanos, está haciendo su entrada triunfal en Europa. También llegaron años que revolucionaron la historia de las drogas, como la década de los 60 y los 70, con el adviento de las drogas sintéticas. Después de esos grandes hitos de la historia, pareciera que ya todo está inventado. Y, sin embargo, no dejan de aparecer en el mercado «nuevas sustancias». Pero, vistas de cerca, estas novedades no parecen más que viejas drogas en un vestido nuevo. Y eso es justo lo que son.

No se destruyen, solo se transforman

Las drogas están estudiadas, descritas y controladas, tanto por los países individuales como por el derecho internacional. Esto hace que su producción, distribución y, en muchos casos, su consumo sea ilegal. Esta es la razón principal por la que constantemente se idean sustancias, naturales o sintéticas, que puedan recrear o imitar los efectos de las drogas descritas, conocidas y reguladas.

Gracias a su carácter de «novedad», las nuevas sustancias disfrutan de un limbo legal que les permite a productores y distribuidores no infringir, formalmente, ninguna ley. Bajo este paraguas de ficticia no ilegalidad, se intenta producir la mayor cantidad de dinero en una carrera contra los legisladores. Es por esto que las nuevas sustancias suelen presentarse como versiones más económicas y de más fácil acceso que las drogas tradicionales o ya establecidas.

El aumento de la demanda empeora la sustancia

Pero la cara oscura de las nuevas sustancias es aterrorizante. Con frecuencia, se desconocen los posibles efectos secundarios o las precauciones que se deberían tomar en su consumo. Por otra parte, los servicios sanitarios no están preparados para responder ante una emergencia que involucre estas sustancias, pudiendo cometer errores fatales de evaluación y actuación.

Finalmente, si el nuevo producto se hace tendencia, existe la posibilidad de que la demanda supere rápidamente la oferta. Al tener una presentación poco o nada vista por los consumidores, hay más posibilidades de que se adultere en la cadena de distribución, aumentando así el riesgo de que la droga pueda tener efectos peligrosos sobre el consumidor final.

Para hacer frente a esta amenaza, existe el Sistema Español de Alerta Temprana, un organismo que depende del Observatorio Español sobre las Drogas y las Adicciones (OEDA) junto con el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO). La red del SEAT busca identificar las nuevas sustancias localizadas en el territorio español para recopilar y difundir información clara y veraz relacionada con su vía de administración, combinaciones, efectos secundarios, etc.

El SEAT desarrolla y mantiene un sistema rápido de alerta temprana para la detección, intercambio de información, evaluación y respuesta (vigilancia, medidas de control, etc.). Colabora con el Sistema Europeo de Alerta Temprana (EWS-Early Warning System), y en 2020 detectó cuatro nuevas sustancias psicoactivas en España (dos de ellas pertenecientes a la familia de las fenetilaminas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.