Elon Musk

No, Elon Musk no es rico y genial por las sustancias

Elon Musk es rico y famoso, pero no es una estrella de cine ni un rapero; es un físico, economista y empresario que ha conseguido poner su nombre en boca de todos gracias a sus revolucionarias ideas y su enorme carisma. Elon Musk es el fundador y director de varias compañías que están empujando los límites de la tecnología en áreas innovadoras y dispares: exploración y transporte aeroespacial (SpaceX), inteligencia artificial (OpenAI), vehículos eléctricos y almacenamiento de energía (Tesla, Inc.), servicios energéticos (SolarCity), nanotecnología (Neuralink) y excavación e infraestructura (The Boring Company).

La razón por la que nos ocupamos de él aquí es por los rumores de su uso ocasional de drogas recreativas y la controvertida participación en el podcast de Joe Rogan de 2018, cuando su entrevistador lo invitó a fumar marihuana y él lo acompañó con una calada.

En su momento, los entusiastas del uso de la marihuana recreacional en todo el mundo sintieron que la acción les daba un respaldo al asumir que el genio creativo era, de alguna manera, similar a ellos. Ya hemos hablado de la truculenta idea de que las drogas confieren dotes creativas, y viendo que Musk participa activamente como agente creativo en sus proyectos, más de uno pensó que las drogas podían tener cierto protagonismo en su genialidad. Sin embargo, queda bastante claro que Musk tiene muy poco que ver con la marihuana:

«Conozco a mucha gente a la que le gusta la marihuana y eso está bien, pero no me parece que sea buena para la productividad… no para mí», dice a Joe Rogan en su programa número 1169. Más adelante, Elon recuerda que cuando tenía cerca de 6 años se dio cuenta de que era en cierto modo distinto a los demás porque tenía una gran propensión a la creatividad.

Un individuo singular puesto en condiciones singulares

Antes de aventurarse a pensar que los genios creativos aparecen por arte de magia y sin esfuerzo entre una nube de humo, no hay que perder de vista que el entorno en el que nació Elon Musk fue crucial para que su naturaleza despertara a muy temprana edad. Cuando Musk tenía 10 años, aprendió a programar y solo 2 años después había vendido su primer videojuego.

Siempre fue un muchacho de carácter pensativo y leía muchísimo. Pese a que no tuvo a los padres más atentos y presentes, hay que tener en cuenta que su padre es ingeniero electromecánico, cosa que sin duda ejerció influencia sobre él y puso a su alcance las primeras herramientas con las que desarrollaría sus intereses.

«Me criaron los libros… Libros, y después mi padres», dijo a Neis Strauss para la portada de la RollingStone.

Musk parece ser más el tipo de persona adicta al trabajo que dada al consumo de sustancias por recreación. Tiene mucho interés en aprovechar su tiempo al máximo y alcanzar objetivos. Quizá luzca como un individuo desenfadado, pero no duda en decir que trabaja 80 horas a la semana, con picos de hasta 100 horas.

En uno de sus famosos tuits dijo sobre su compañía que «hay muchos otros lugares más fáciles, pero nunca nadie ha cambiado el mundo trabajando 40 horas a la semana».

Su postura parte de que ama lo que hace y por eso no lo siente como un trabajo. Sin embargo, también reconoce es importante dormir y dejar espacio para otras actividades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.