Accidente en carretera por consumo de alcohol y drogas

El 39% de los muertos en carretera dan positivo en drogas y alcohol

Es un hecho que el consumo de sustancias tóxicas, tanto legales como ilegales, resultan un riesgo considerable no solo para la salud sino en el momento en que se coge el volante de un coche. Los riesgos de conducir bajo sus efectos pueden hacer que se descuide la atención necesaria para circular, pero también pone en peligro a los demás usuarios de la carretera.

El estudio presentado por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses acredita unas cifras que nos preocupan bastante. Según sus datos, el 39% de los fallecidos en las carreteras y las calles de las ciudades de nuestro país en accidentes de tráfico presentan altas dosis de drogas o alcohol. Incluso hay una cantidad que presentan cantidades importantes de ambos tipos de sustancias.

El número total de personas en las que se ha realizado este control ha sido de 865 fallecidos (614 conductores, 173 peatones y 78 acompañantes), en los que se ha hallado este tipo de sustancias en un 39% del total. El número de fallecidos es de 1.131, aunque esa disparidad de cifras viene por las competencias de las CC.AA., que realizan sus propias mediciones.

La buena noticia es que los dos últimos años se ha reducido este porcentaje, que en el año 2012 alcanzó un pico del 47% sobre las personas fallecidas en accidentes de tráfico. Pero esta reducción, aunque es muy importante, continúa siendo insuficiente. Hay que tener en cuenta que esta cifra solo se refiere a los fallecidos en accidentes y no contempla a los pequeños accidentes o los que no tienen como resultado el fallecimiento de alguno de los implicados.

Los accidentes de tráfico pueden suceder por muchas causas, aunque la principal suele ser la pérdida de atención durante la conducción. Esta puede deberse a muchas circunstancias, desde atender una llamada telefónica hasta estar bajo los efectos de drogas y alcohol. Ante la conducción, lo mejor es no consumir nada, con lo que se evitarán muchas situaciones de riesgo.

También hay que recordar que, aunque no haya un consumo durante los momentos antes de conducir, los efectos que causan este tipo de sustancias permanecen en el organismo y pueden resultar un problema que provoque un accidente que termine siendo algo grave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.