Centros sanitarios autorizados con certificación legal C-36-002459, C-36-002460, C-15-003355 986 30 37 84

Si hay un colectivo de personas vulnerables al consumo de drogas ese es el de los adolescentes. Se trata de una edad delicada, en la que la rebeldía es la principal afición de los jóvenes. Así que no es raro que se trate de acceder a ellos. La intención es muy clara: conseguir dinero fácil de este colectivo, muy grande y que se ubica en un mismo lugar, donde es fácil acceder a ellos y conseguir introducirlos en el mundo de la droga, convirtiéndoles en clientes.

Los institutos son los lugares donde los traficantes se acercan para ofrecer la droga a los menores. Este es un grupo de alto riesgo, por los motivos que hemos comentado antes, pero es que los efectos de estas sustancias son mucho más graves que en personas adultas, ya formadas y con un carácter ya establecido.

En la época de la adolescencia los efectos de estas sustancias interfieren en el crecimiento físico del joven. No tienen ningún efecto positivo, por muchos mitos que se escuchen y se defiendan para justificar el consumo del cannabis, la cocaína y las drogas de síntesis, las más utilizadas por este segmento de la población.

La situación es delicada, ya que los jóvenes pueden verse atrapados por los efectos de estas sustancias e incluso pueden acabar formando parte de las mafias que trafican con ellos. Un problema añadido al consumo, ya que al ser menores, tienen un tratamiento más benévolo por parte de la ley si los atrapan vendiendo drogas. Es una trampa que suele utilizar este tipo de delincuentes, convenciendo a los menores para que vendan en pequeñas cantidades, de manera que, en el caso de que los capturen, tendrían penas muy limitadas, mientras ellos quedarían impunes y continuarían vendiendo drogas.

Hay que fomentar el diálogo en los institutos, evitando que estas situaciones se provocan, informando a los jóvenes de todos los riesgos que existen por tomar drogas, incluyendo este. Si se tiene toda la información, las consecuencias del consumo de drogas, incluyendo las que son legales y las que implica la venta de las ilegales, puede ser que el sentido común tenga más peso y presencia en sus decisiones.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies