imagen de un cerebro diseccionado

La nicotina y el cerebro

Los efectos adversos de la nicotina en el cuerpo son numerosos, y el aumento de las probabilidades de contraer enfermedades pulmonares, cardiovasculares, y hasta diabetes, es conocido por todos. Pero, aunque el enlace entre el tabaquismo y estas enfermedades es aceptado por las ciencias médicas, no siempre está clara la razón por la cual fumar tabaco aumenta las probabilidades de que estas enfermedades afecten nuestros cuerpos. En la búsqueda por resolver este misterio, investigadores de la Escuela de Medicina Icahn, del Hospital Mount Sinai, descubrieron un circuito en el cerebro de ratas de laboratorio que vincula el consumo de tabaco con el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2, según un estudio publicado por la revista Nature.

Genes y circuitos

Según el estudio, los investigadores descubrieron que una proteína codificada por un gen ligado a la diabetes, llamado Tcf712, media un circuito de señalización que conecta neuronas en el cerebro activadas por nicotina con las que son responsable de la regulación de glucosa en sangre por el páncreas. Esto significa que es posible que algunos efectos adversos de la nicotina en el cuerpo  –en este caso específico la diabetes de tipo 2– pueden tener origen en el cerebro mediante las conexiones entre mecanismos de adicción y de regulación de funciones vitales.

¿Por qué es importante?

Según Paul J. Kenny: «Nuestros hallazgos son importantes porque describen un mecanismo que controla las propiedades adictivas de la nicotina y, sorprendentemente, muestran que los mismos circuitos cerebrales relacionados con la adicción también contribuyen a las enfermedades relacionadas con el tabaquismo que anteriormente se pensaba que estaban relacionadas con las acciones del tabaco fuera del cerebro». El profesor Kenny explica: «Estos hallazgos inesperados sugieren que al menos algunas de las acciones de nicotina que causan enfermedades surgen en el cerebro por los mismos circuitos que controlan las propiedades adictivas de la droga. Esto significa que las acciones adictivas y que causan enfermedades del tabaco pueden, en en algunos casos, compartir los mismos mecanismos subyacentes».

Queda claro que los mecanismos del cuerpo están interconectados de una manera impresionante, y que no es necesario que un órgano se vea directamente afectado por químicos nocivos como la nicotina para desarrollar enfermedades. Es bien sabido que las adicciones son una enfermedad cerebral; lo que este estudio ayudaría a establecer también es que la interacción de la nicotina con el cerebro, como consecuencia del tabaquismo, puede también ser el origen de la manifestación de enfermedades en partes del cuerpo no necesariamente ligadas a los órganos directamente afectados por dicha adicción, como es el caso de la hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares. Según el profesor Kenny: «Nuestros hallazgos ayudarán a guiar la búsqueda de nuevos medicamentos contra el tabaquismo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.