GHB: incoloro, insípido y letal

El Gamma hidroxibutirato, mejor conocido con GHB, es una de las adquisiciones más recientes de la aparentemente interminable lista de drogas sintéticas o de diseño. Se trata de una sustancia cuyos primeros datos de consumo en España aparecen en 2013.

Según el Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones, curiosamente, las mujeres inician el consumo antes que los hombres, al contrario de lo que ocurre con todas las otras sustancias, legales o ilegales. Sin embargo, muchos más hombres que mujeres han probado el GHB al menos una vez en la vida.

¿Por qué es importante hablar de GHB?

Por fortuna, el informe sobre alcohol, tabaco y drogas ilegales de 2019 del Observatorio parece mostrar que el consumo (que siempre fue bajo), había descendido hasta prácticamente desaparecer en 2017. Pero, entonces, ¿por qué es importante hablar de GHB?

Porque se trata de una sustancia incolora e insípida (y, por esto, muy fácil de administrar sin la conciencia y el consentimiento de quien lo toma), pero sobre todo porque es altamente letal.

A pesar de que se le conoce como éxtasis líquido, el GHB es un potente depresor del sistema nervioso (a diferencia del éxtasis, que es un estimulante). Sus efectos tardan entre 10 y 20 minutos en aparecer, y duran entre 60 y 90 minutos (aunque desaparecen por completo después de aproximadamente 4 horas). A pesar de que puede producir una sensación inicial de bienestar y euforia, los verdaderos efectos de la droga son somnolencia, confusión, dolor de cabeza, alucinaciones, y depresión respiratoria.

Se consigue en forma de pastillas y polvo, pero el formato por excelencia es el líquido. Las dosis son extremadamente difíciles de controlar, porque dependen, en primer lugar, de los niveles de concentración en los que se haya sintetizado la droga. En segundo lugar, dependen del organismo de cada consumidor y, por último, de las otras sustancias que se hayan consumido. En el pasado hemos propuesto unos consejos sobre las sustancias administradas sin consentimiento y cómo actuar en caso de ser víctima de ellas.

Mezclar GHB con bebidas alcohólicas es sumamente peligroso y tiene unas altas posibilidades de letalidad. Siendo el alcohol también un depresor, la mezcla puede fácilmente ocasionar fallo respiratorio, convulsiones y coma.

Existe también otra sustancia sintética, conocida como GBL (Gamma butiro lactona) que, al ser consumida, es transformada por el cuerpo humano en GHB, produciendo exactamente los mismos efectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.