La familia, la infancia y el consumo en la adolescencia

Los factores que influyen en el uso y abuso de sustancias son muy numerosos. Resulta realmente difícil saber con exactitud qué puede desencadenar el consumo o la dependencia. Sin embargo, hay factores de riesgo que permiten predecir la relación que se puede llegar a tener con las drogas.

Si algo queda cada vez más claro en los estudios del comportamiento humano es que la infancia es un período crucial para el desarrollo del adulto en muy diversos aspectos. El comportamiento del adolescente frente a las drogas no es la excepción. En la familia y la crianza se pueden reconocer factores de riesgo que podrían conducir a los jóvenes a una relación de consumo abuso de drogas.

Percepción negativa de los padres o de la relación entre ellos

Los hijos que perciben una relación de afecto entre sus padres desarrollan también vínculos más sanos con ellos. Los adolescentes tienden a separarse de los valores de los padres, pero aquellos que tienen una percepción positiva de ellos les respetan e imitan o, por lo menos, no quieren traicionar su confianza y el vínculo emocional con ellos.

Falta de consistencia en la educación       

Esto puede deberse a no contar con suficientes normas o límites y a que los padres no sean capaces de mantener una disciplina coherente. También puede ocurrir cuando se delega la crianza de los hijos en terceros, no se les presta suficiente atención a causa de otras actividades (como el trabajo) o no se muestra interés ni preocupación por sus actos. Asimismo, se pueden producir incoherencias cuando a los hijos se les exigen cosas que los padres no cumplen.

Relación desfavorable entre premio y castigo   

Los niños que durante su educación recibieron más castigos que premios tienen peores relaciones con sus padres y son más propensos al consumo. De igual manera, los que recibieron sanciones duras, castigos físicos, privación de privilegios y amenazas, tendrá mayor probabilidad de desarrollar conductas agresivas y autodestructivas. Sin embargo, los niños educados en base a un modelo democrático (ni permisivo ni autoritario) tienden a ser adolescentes menos orientados al consumo. La comunicación verbal, abierta y clara, en la educación parece ser un factor determinante.  

Falta de vinculación en las actividades

Los progenitores que realizan actividades con sus hijos cuando son pequeños propician el desarrollo de vínculos más fuertes.

Cuando los adolescentes tienen progenitores que se interesan por saber más acerca de las personas con las que se relacionan y las actividades en las que participan, son menos proclives a consumir drogas.

Presencia de comportamientos de riesgo en la familia   

La violencia, las relaciones familiares inadecuadas, los conflictos crónicos y el uso de sustancias en el núcleo familiar son los principales factores predictores de consumo de drogas en los adolescentes. En cambio, en las familias en las que prevalecen los hábitos de vida saludables y un uso enriquecedor del tiempo libre los adolescentes no suelen consumir drogas.

Si sospechas que tu hijo/a adolescente tiene un problema de drogas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para que nuestros expertos puedan guiarte en el amoroso camino a su recuperación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.