Evolución del consumo en adolescentes

El contacto con las drogas es una de las principales preocupaciones de las personas que tienen a su cargo a un adolescente. Muchos padres quisieran conservar intacta la inocencia de la infancia de sus hijos; otros en cambio, parecen aceptar mejor su paso a la edad adulta, con todos los riesgos y responsabilidades que esto implica. Si bien no existe una respuesta unívoca sobre qué es mejor para la salud y el futuro de los jóvenes, hay algunos estudios que hablan sobre el posible recorrido que un contacto temprano con las drogas podría tener.

Mayor probabilidad de escalada a drogas más fuertes

Las personas que tienen su primer contacto con el alcohol, el tabaco o la marihuana en la adolescencia temprana tienen más probabilidades de hacer una transición más rápida a otras drogas que las personas que tienen sus primeros contactos más tarde.

Mayor probabilidad de dependencia

De igual modo, un estudio que observa el desarrollo en el uso de sustancias muestra que los adolescentes de entre 12 y 17 años tienen más probabilidades de desarrollar dependencia que las personas de entre 18 y 25 años. Esto aplica tanto a drogas legales (tabaco y alcohol) como ilegales (cannabis, cocaína, metanfetaminas).

Mayor probabilidad de uso a largo plazo

Las personas que tienen su primer contacto con las drogas más tarde en la vida suelen desarrollar una relación ocasional y recreacional, mientras que quienes consumen drogas en la adolescencia tienen más probabilidades de perpetuar su uso habitual a lo largo de la vida (o durante grandes períodos de esta).

Relación entre consumo de drogas y delitos

Existe una clara relación entre los contextos juveniles delictivos y el consumo de sustancias. Normalmente, es la inserción en grupos sociales con conductas delictivas lo que lleva al uso y abuso de drogas, pero también puede ocurrir que el uso de drogas conduzca al adolescente a inscribirse en grupos sociales que le abran las puertas a otro tipo de problemáticas.

En líneas generales, el factor determinante de todos estos riesgos es la falta de madurez, que le impide al adolescente valorar apropiadamente las consecuencias del uso de drogas, así como establecer límites que le impidan escalar su consumo. Otro factor determinante es la capacidad de metabolización de los cuerpos jóvenes, que lleva a un aumento rápido de la tolerancia a las drogas y, en consecuencia, a un aumento progresivo del consumo.

Estabilidad psicológica y gestión de las emociones

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que estas son solamente estadísticas, y dejan de lado una gran cantidad de factores que afectan a cada individuo: como su escala de valores, la preparación para enfrentarse a situaciones no deseadas, las aspiraciones, su capacidad para buscar ayuda, etc. El hecho de que un adolescente pruebe las drogas a temprana edad no necesariamente lo condena a una vida de dependencia.

Si eres un adolescente preocupado por su relación con las sustancias, no dudes en buscar ayuda. Tu familia está ahí para apoyarte y ayudarte, si se lo permites. Si por la razón que sea no puedes o no quieres acudir a tu familia, hoy en día, todas las instituciones educativas cuentan con sistemas para canalizar estas situaciones.

Si eres un padre o un familiar preocupado por el contacto que un adolescente puede tener con las sustancias, no dudes en contactarnos. Estamos para acompañarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.