Epilepsia y cannabis

Cannabis como remedio para la epilepsia

El uso de cannabis con fines medicinales se ha esparcido por todo el mundo. Desde el falso mito relacionado con el “glaucoma” hasta los más acertados cuidados paliativos en enfermedades terminales, es indudable que el cannabis tiene propiedades útiles para la medicina. Una de las condiciones para las que ha mostrado efectos positivos es la epilepsia, pero ¿es acertado afirmar que el consumo de marihuana ayuda a reducir los ataques epilépticos?

¿Planta anti-epiléptica?

No del todo. Primero, es importante hacer ciertas precisiones. Entre los 113 cannabinoides presentes en el cannabis, los más conocidos son: el THC (tetrahidrocannabinol) y el CBD (canabidiol). El primero es el componente orgánico psicoactivo de la planta, el responsable de la euforia y la sensación de estar “colocado”; el segundo es el que está asociado a beneficios médicos.

¿Por qué es esto importante? Pues, en el cannabis que se consume con fines recreativos, la presencia de THC es mayor que la de CBD, mientras que en la variación de la planta que se destina a la producción de cáñamo es el CBD el cannabinoide preponderante. Esta es la variante con mayor potencial para uso médico. Sus propiedades sedativas y analgésicas son importantes y muy estudiadas en medicina. Y bien, ¿es esta versión del cannabis la que ayuda a reducir los ataques epilépticos? De nuevo, no del todo.

Uso medicinal del CBD

Según un estudio publicado en el British Journal of Clinical Pharmacology, el nexo entre CBD y la reducción de ataques epilépticos, en específico los de pacientes que sufren de síndrome de Lennox-Gastaut, tiene sus matices. Los resultados del estudio sugieren que la reducción en la frecuencia de los ataques es el resultado de la interacción del CBD con la droga Clobazam, que es uno de los medicamentos utilizados para tratar las convulsiones causadas por el síndrome de Lennox-Gastaut.

El grupo de estudio que solo consumió CBD sin Clobazam experimentó una disminución en la frecuencia de ataques similar a la del grupo placebo. Esto abre nuevas posibilidades en el uso de CBD para reducir la frecuencia de convulsiones en pacientes de síndrome Lennox-Gastaut, pero también es clara muestra de que el CBD por sí mismo tiene efectos antiepilépticos limitados, si es que los tiene.

Un posible ingrediente, no todo el remedio

Los resultados de este estudio abren muchas vías de investigación para el tratamiento de este y otros síndromes que provocan convulsiones, pero también es importante entender las limitaciones del CBD, así como subrayar el hecho de que este es solo uno de más de cien componentes orgánicos del cannabis. Los usos medicinales de ciertos cannabinoides son numerosos y variados, sin embargo, es erróneo pensar que el consumo de marihuana recreativa de forma habitual va a producir un efecto benéfico para la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.