Centros sanitarios autorizados con certificación legal C-36-002459, C-36-002460, C-15-003355 986 30 37 84

Se suele pensar en los rituales como una serie de acciones de carácter religioso y sagrado; y así es, pero lo que a veces no se toma en cuenta es que el ritual no necesariamente debe estar inscrito en una tradición religiosa ni girar en torno a una espiritualidad tradicional. Cada persona puede y tiende a desarrollar sus propios rituales: serie de acciones que tienen para ella un significado profundo y que la conectan con algo que va más allá de lo inmediatamente tangible.

Las drogas pueden ser el centro de un ritual.

Dejaremos aquí de lado las sustancias que sí están cargadas de una abierta connotación religiosa, como la ayahuasca, y nos concentraremos en sustancias ampliamente reconocidas como drogas recreativas, incluso aquellas legales. Para circunscribir aún más el círculo, hablaremos de cocaína, marihuana, tabaco y alcohol, y de los pequeños rituales que desarrollan sus consumidores.

 

Futuro cocainómano

Pedro es un profesional exitoso, trabaja en una empresa reconocida en una buena posición y tiene un buen salario. Conduce un estilo de vida deseado por muchos: libre de responsabilidades personales, de gran estabilidad económica y con mucha diversión.

Pero eso no es suficiente para Pedro. Él quiere ser un profesional de élite: liderar la empresa, mover los engranajes, ya no quiere ser una pieza más. Pedro, entonces, entiende que debe trabajar más duro, aprender más, ser sobrehumano. Ahí es cuando recurre a las drogas.

Pedro no es un adicto, él es un ganador; para él las drogas no representan un divertimento, sino una herramienta para conseguir sus objetivos: no corre ningún riesgo. Por las noches, cuando llega de la oficina después de hacer horas extra, empieza su ritual diario de éxito.

En su solitaria casa se prepara su dosis de cocaína: el camino directo a sus sueños. Impulsado por la sustancia sagrada, Pedro lee cientos de libros, diseña decenas de estrategias, escribe los mejores informes, prepara propuestas brillantes para conseguir los clientes inalcanzables.

Pedro repite su ritual todas las noches, que se convierten en días, que se convierten en Pedro enganchado a la cocaína y teniendo problemas con su jefe, que no entiende lo duro que ha trabajado y le acusa de un «comportamiento preocupante» para no darle ese ascenso y no permitirle llegar a la cima.

 

Futura alcohólica

Todas las tardes, después de una larga jornada laboral, Amalia queda para tomar unas cañas. Está cansada, necesita relajarse, divertirse, ¡y se lo merece!, después de todo lo que ha currado…

A veces se siente un poco frustrada, pero solo necesita su ritual de la alegría para recuperar las ganas de vivir. Estos momentos de re-conexión con las cosas que ama le curan todo.

Entre risas y amigos que llegan y se van, se le pasan las horas sin darse cuenta. ¡Qué tarde! Mañana se le va a hacer cuesta arriba levantarse, y apenas es martes. Pero ha merecido la pena. Al final, esto es la vida.

Los fines de semana siempre hay algún sarao y a Amalia le encantan, pero a veces le deja más cansada que la semana. Entonces, decide quedarse en casa, ¡pero se abre una botella de vino!, que esto no es un velatorio. Además, se lo ha ganado.

Un día, por razones que no vienen al caso, Amalia pierde su trabajo. Al instante caen sobre ella todos los miedos, las dudas, las inseguridades; las deudas, los gastos, las responsabilidades… ¿Podrá encontrar un nuevo trabajo pronto?, ¿será mejor que el anterior, o por lo menos no peor?

Pero no va a dejarse derrumbar por eso. Amalia no tendrá mucho dinero, pero es rica, rica de vida. Esa noche se pone sus mejores galas y sale de fiesta, total mañana no tiene que levantarse temprano. Al día siguiente queda con una amiga para un aperitivo; por la tarde tiene cañas con otros. ¡Necesita hablar, desahogarse! Vuelve a casa y se abre una cerveza para mirar anuncios de trabajo en el ordenador con un poco de alegría.

La alegría va a ríos para Amalia.

 

Y al final, fumadores

Ana se despierta temprano otra vez, a pesar de haberse dormido tarde, pone a hacer café y va a por el tabaco. Mientras lía su primer cigarro del día, Juan también despierta. Le da un beso en la frente mientras saca la marihuana de la cajita y la pone junto a Ana, que aún está liando su cigarro.

«Uno para desayunar», le dice Juan, mientras responde al aroma que llama desde la cocina. Dos minutos después, vuelve arrastrando los pies bajo el peso de dos tazas desconchadas. Ana ya fuma mientras lía un porro. Piensa en las primeras veces que fumaron juntos en nombre del arte e intercambia café por marihuana.

Juan se arroja sobre el sillón como si no se hubiera sentado en años. Como impulsada por ese mismo movimiento, Ana se levanta de golpe y se planta frente al caballete. El humo le dibuja de antemano lo que está por pintar.

Después de un rato, Juan también está de pie junto al caballete con la cabeza ladeada. Ana se da cuenta de que su mano sostiene solo el filtro del cigarro, ya apagado, y le confisca a Juan el cigarrillo que ella misma había liado para él.

Él la deja atrás para dar vueltas en su propio taller, inspirado. Observa todo, mueve todo de sitio, sueña, planifica. Al cabo de varias horas, ataca el hambre. Ana sale a comprar dos cosas, Juan adelanta algo en la cocina. Comen a la hora del vermut mientras ven el cuadro que se suma a los otros apilados junto a la puerta.

Los arrullan el humo de otro porro y las interpretaciones de unos críticos de arte inventados. Con el porro entre los dedos de Ana dormida, se apagan las luces que pudieron iluminar su arte, mientras las piezas de Juan se quiebran de abandono.

Si crees que alguna persona de tu entorno cercano está generando rituales o rutinas en torno al consumo de alguna sustancia, estamos aquí para ayudarte.

Etapas de la adicción

Si atendemos a la definición de la RAE, la adicción puede describirse como una “dependencia de sustancias o actividades nocivas para la salud o el equilibrio psíquico”.La vulnerabilidad frente a una adicción depende de múltiples factores, como el tipo de sustancia o...

¿Es real la adicción al azúcar?

Desde hace muchos años se ha debatido mucho sobre los efectos del azúcar refinado en la salud de las personas. Hoy en día se conoce de sobra que el consumo excesivo de azúcar refinada se encuentra altamente vinculado a una multitud de enfermedades como los son las...

¿Cuánto tiempo de una vida puede robar la heroína?

Para nadie es un secreto que la heroína es una sustancia sumamente nociva y que su capacidad de crear adicción física, aunada con la necesidad que genera de aumentar progresivamente la cantidad que se consume, empuja a los adictos a un acelerado bucle de deterioro en...

¿Cuánto tiempo de la vida le cede a la cocaína una persona adicta?

De forma contradictoria discreta y agitadora; glamorosa y cutre a la vez; la cocaína es una gran preocupación para los sistemas de salud del mundo.Como ya hemos visto con el tabaco y el alcohol, a través del estudio estadístico es posible establecer un estimado de...

Tres cosas que no debes hacer si vives con un adicto

No se habla lo suficiente de las familias de los adictos. Quienes rodean a personas con dependencia deben enfrentarse a grandes retos para los que casi nunca están preparados. Si te encuentras en esa situación, te dejamos tres cosas fundamentales que debes evitar en...

Platzspitz: un experimento fallido

Mientras en España tenía lugar La Movida, otros lugares de Europa experimentaban fenómenos igual de preocupantes desde el punto de vista de las adicciones, pero sin todo el boom cultural español. Uno de esos lugares fue Suiza, donde el aumento del consumo de drogas...

¿Cuánto tiempo se pierde con el consumo de alcohol?

El alcohol es el protagonista de nuestra segunda entrega sobre el costo, medido en unidades de tiempo, que tienen ciertas adicciones. Aunque resulte tentador elucubrar acerca del tiempo ocioso que suele perder un bebedor en una barra, esta vez nos centraremos en datos...

¿Cuánto tiempo se pierde con el tabaquismo?

Existe un viejo chiste en el que un no fumador le dice a un fumador empedernido que si guardase todo lo que gasta en tabaco, podría comprarse un Ferrari al cabo de 5 años. A esto, el fumador responde preguntándole dónde está el suyo. Si bien es cierto que en la vida...

Las enfermedades del vapeo

Cuando los cigarros electrónicos, ahora ampliamente conocidos como vapers, irrumpieron en la escena, parecían la tierra prometida. Estos dispositivos futuristas se presentaban como todo lo que cualquier fumador pudo haber soñado alguna vez: desde una herramienta para...

Nuevas sustancias: ¿qué es el 512?

Un nuevo código aparece mencionado en grandes éxitos de la música urbana en español desde hace algunos años. Esta cifra causa curiosidad por recordarnos al ya muy extendido 420 de la marihuana. Al escucharlo, queda claro que se trata de alguna droga, pero no resulta...

Guía informativa contra las drogodependencias

¿Alguien cercano podría tener
problemas de adicciones ?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies