copa de alcohol

El alcoholismo, una lacra social que destruye personas

En otras ocasiones hemos hablado de la presión social como desencadenante de diversas adicciones. Alguna de ellas proviene de un consumo privado y particular de sustancias o de realización de ciertas actividades, pero en otras ocasiones se trata de comportamientos de imitación, provocados por querer pertenecer a un determinado grupo social.

El alcoholismo es uno de estos últimos. Se produce cuando las personas se aficionan a consumir alcohol aprovechando cualquier celebración social y acompañan a sus amigos y familiares bebiendo. Esta actitud provoca que los consumidores se acerquen al alcohol como una manera de compartir esos momentos y poco a poco, casi sin darse cuenta, acaben necesitando de él para sentirse integrado.

El alcohol comienza a presentar sus efectos al poco tiempo de ingerirlo. El primer lugar donde actúa es en el cerebro. Este se ve afectado porque se produce una incial sensación de euforia y hace que mejore la percepción de uno mismo. Los efectos de relajación social se dan enseguida y sube la autoestima, permitiendo que quien lo consume se desinhiba y se relaciones mejor.

Pero esto se ve eclipsado enseguida por una sensación de abatimimiento y depresión que conlleva a una bajada emocional que destroza esa sensación inicial. Además, comienzan los efectos perniciosos en la salud. El hígado no puede procesar esta sustancia tóxica y comienzan los problemas.

En el ámbito de lo personal, el consumo de alcohol provoca que el adicto se aisle, aunque en ocasiones busque a otros adictos para compartir el consumo sin sentirse extraño. Poco a poco necesita del alcohol para comenzar a tomar decisiones y funcionar en su día a día, haciendo que se tomen algunas de esas decisiones de forma errónea y comience a tener problemas en sus relaciones sociales y familiares que incluso pueden llegar al ámbito laboral.

Por supuesto, el alcohol provoca distracciones y un cambio de percepción que puede causar algo más que el aislamiento social. La conducción o la realización de actividades de riesgo bajo sus efectos puede causar accidentes graves e incluso provocar víctimas mortales.

Ante la detección de una adicción al alcohol, el tristemente célebre alcoholismo, se ha de actuar contundentemente y acudir a un experto para conseguir eliminar este grave problema y ayudar al enfermo a continuar con su vida sin la necesidad de tomar alcohol.

1 comentario en “El alcoholismo, una lacra social que destruye personas”

  1. Por la información fue realmente Útil para aclarar algunas dudas sin embargo le faltó añadir que el alcohol es una de las causas de muerte más alta que cualquier droga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.