Centros sanitarios autorizados con certificación legal C-36-002459, C-36-002460, C-15-003355 986 30 37 84

Las bebidas energéticas entraron al mercado prometiéndonos ‘alas’, literalmente. Desde entonces, su oferta se ha multiplicado exponencialmente, y hoy en día es difícil no encontrarlas en cualquier anaquel de bebidas, junto a los refrescos y al agua mineral. Pero ¿son realmente tan inofensivas como su oferta comercial y su consumo cotidiano sugieren?

Imagen de una lata de bebida energética

¿De qué están hechas las bebidas energéticas?

Los ingredientes principales de estas bebidas son cafeína, taurina, guaraná y azúcar, en distintas formas, todos ellos con efectos estimulantes sobre el organismo. Esto es lo que buscan sus consumidores, mayormente adolescentes y adultos jóvenes: tener más energía y permanecer más tiempo despierto y activo. Aunque todos estos componentes pueden obtenerse de manera natural a través de los alimentos, aquí se encuentran sintetizados y concentrados en altas dosis.

Efectos secundarios de su consumo

Su consumo genera una serie de efectos adversos, como:

  • Cambios en el ritmo cardíaco
  • Aumento de adrenalina, propiciando cuadros de ansiedad y reflejos vasovagales (pérdida de conciencia a causa del aumento de la disminución de la frecuencia cardíaca para compensar los altos niveles de adrenalina)
  • Deshidratación
  • Alteraciones en el sistema nervioso
  • Aumento de la presión arterial, que podría causar embolias, derrames e infartos
  • Vaso-constricción, que puede ocasionar daños renales, entre otras cosas
  • Inhibición de los neurotransmisores
  • Hepatitis y patologías hepáticas relacionadas
  • Sobrepeso y obesidad
  • Adicción y dependencia

Una persona encima de una montaña ingiriendo una bebida energética

¿Quiénes las toman?

A pesar de todo esto, y de que la mayoría de los consumidores habituales tiene cierta conciencia sobre la potencial toxicidad de estas bebidas, en Europa se encontró que el 68% de los adolescentes, el 30% de los adultos y el 18% de los niños las han consumido alguna vez en la vida. Los estudiantes universitarios se encuentran entre las poblaciones que hacen un consumo mayor y más habitual de estas bebidas, para mejorar su rendimiento, tanto académico como en la vida social.

Un chico sostiene una bebida energética entre las manos

¿Cómo reacciona nuestro cuerpo?

Naturalmente, el organismo desarrolla tolerancia a los componentes de las bebidas energéticas, por lo que los consumidores requieren una cantidad cada vez mayor para experimentar los efectos estimulantes, propiciándose así la dependencia, la adicción y la aparición de los efectos adversos. Es famoso el caso de María Allwood, quien llegó a consumir hasta 20 latas diarias de una conocida bebida energética, para sobrellevar largas jornadas laborales y su triple maternidad. Después de un colapso que la llevó a la emergencia del hospital, redujo gradualmente su consumo y restableció su salud perdida.

Imagen de una barra de bar en la que se ven combinados de alcohol y bebidas energéticas

Foto de RyAwesome en flickr CC BY-SA 2.0

Además de crear dependencia en sí mismas, las bebidas energéticas están asociadas con el consumo de otras sustancias, como alcohol, marihuana, cocaína, éxtasis, metanfetaminas y popper. El consumo conjunto de alcohol y bebidas energéticas está ampliamente extendido, conformando algunos de los más costosos y prestigiosos cócteles. Gracias a que las energéticas reducen la intensidad de los síntomas de la intoxicación alcohólica, propician un consumo de mayores cantidades de alcohol. Sin embargo, no tienen ningún efecto positivo sobre la coordinación motora y el tiempo de respuesta visual.

Imagen de unos niños subidos a una tapia

¿Se legisla al respecto?

A la luz de toda esta información, parece que estamos frente a auténticas drogas, pero legalizadas y sin ningún tipo de restricción ni de educación preventiva. En Canadá existe ya una legislación al respecto que regula la edad de venta permitida y desaconseja el consumo en general. Visto que en la mayor parte del mundo, incluyendo a España, las leyes parecen no haber advertido aún los riesgos que pueden traer estas bebidas, resulta urgente que sean los propios usuarios quienes se encarguen de educarse sobre su consumo consciente y moderado.

No, Elon Musk no es rico y genial por las sustancias

Elon Musk es rico y famoso, pero no es una estrella de cine ni un rapero; es un físico, economista y empresario que ha conseguido poner su nombre en boca de todos gracias a sus revolucionarias ideas y su enorme carisma. Elon Musk es el fundador y director de varias...

La realidad de algunas adicciones juveniles

La primera vez que tuvo noticias de la marihuana fue cuando un profesor del instituto le acusó de fumarla. Su hermano mayor era un estudiante modelo y él, en cambio, era vivaz y distraído, pero estaba muy lejos de ser el delincuente juvenil que le hicieron creer que...

El carácter ritual de algunas sustancias

Se suele pensar en los rituales como una serie de acciones de carácter religioso y sagrado; y así es, pero lo que a veces no se toma en cuenta es que el ritual no necesariamente debe estar inscrito en una tradición religiosa ni girar en torno a una espiritualidad...

Cannabis y el trastorno de estrés postraumático

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) es una condición en la que una persona revive constantemente —de forma espontánea o como resultado de un detonante— un evento traumático, como un desastre natural, una violación, un conflicto armado, un accidente de...

Sustancias tóxicas y VIH

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH), probablemente el virus que más conmocionó al planeta hasta la llegada del coronavirus, sigue siendo un riesgo real, y probablemente la enfermedad de transmisión sexual (ETS) más temida. Aunque el contagio ya no representa la...

¿Qué dicen los estudios sobre el cannabis y el coronavirus?

En los últimos días, muchos medios digitales se han llenado de jugosos titulares que proclaman al cannabis como un posible salvador ante la amenaza del COVID. Veamos de qué se trata todo esto y qué hay de cierto en que la marihuana podría ser un escudo contra el...

Consumo de alcohol antes, durante y después del COVID-19

En situaciones de estrés, incertidumbre y frustración, es común que aumente el consumo de sustancias, especialmente si estas son legales, socialmente aceptables y relativamente asequibles. Por esta razón, cabría esperar que la venta de bebidas alcohólicas tuviera un...

Adicciones de conducta en tiempos de Covid-19

Durante el confinamiento por la crisis del Covid-19 han surgido numerosas propuestas para trasladar las actividades cotidianas a soportes digitales y suplir la interacción social que antes se llevaba a cabo presencialmente. Sin duda, se trata de una solución...

Adicciones y enfermedades de transmisión sexual

Para los organismos de salud pública del mundo, existe una clara relación entre el consumo de sustancias, que alteran los estados de conciencia, y el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Esto representa un doble problema, tanto para los profesionales de la...

Cannabis vs. opioides para el alivio del dolor

Como resultado de la crisis de opioides en los Estados Unidos, han surgido numerosas campañas creadas para resaltar los peligros del abuso de estos fármacos en tratamientos para el dolor. Frente a esta situación la búsqueda de una alternativa menos peligrosa para el...

Guía informativa contra las drogodependencias

¿Alguien cercano podría tener
problemas de adicciones ?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies