Diabetes y drogas: aumento general de riesgo #DíaMundialDeLaDiabetes

El consumo de sustancias altera el funcionamiento normal del organismo, por lo que siempre representa un riesgo. Sin embargo, algunas personas son más propensas a sufrir efectos adversos graves que otras. Entre ellas, se encuentran las que sufren de diabetes.

La diabetes es una enfermedad compleja, con varias tipologías, y que puede desarrollarse debido a una gran cantidad de razones —algunas conocidas, otras no—. Lo cierto es que la condición exige que, quien la padece, esté muy atento a aquello que consume y a las señales de alerta que da su cuerpo. Consumiendo drogas, una persona con diabetes está introduciendo en su organismo un factor de desequilibrio peligroso para su condición y, además, está disminuyendo su nivel de conciencia, por lo que le resulta más difícil —cuando no del todo imposible— permanecer vigilante ante los síntomas de su enfermedad.

Los fumadores

Desde hace tiempo conocíamos la relación entre fumar y padecer de diabetes tipo 2, pero no estaba claro el motivo. Estudios recientes parecen revelar la causa: la nicotina afecta la actividad del páncreas. El órgano liberaría menos insulina de lo normal, elevando los niveles de azúcar en la sangre y produciendo, finalmente, riesgo de diabetes.

Una vez que se sufre de la enfermedad, el mecanismo es el mismo. La nicotina altera los niveles de insulina que se producen, empeorando temporal o permanentemente la condición.

Los estimulados y los deprimidos

Por otro lado, el consumo de drogas afecta la manera en la que percibimos y satisfacemos el estímulo del hambre. La marihuana, por ejemplo, produce el impulso de comer compulsivamente. Esto puede causar que suban dramática y repentinamente los niveles de azúcar en la sangre. Además, durante los raptos de hambre, el consumidor de cannabis tenderá a comer cualquier cosa que esté a su alcance, a pesar de que se trate de un alimento peligroso para su condición de salud general, empeorando así el cuadro.

Las drogas excitantes, por otro lado, suelen inhibir los estímulos de hambre, por lo que la persona podría necesitar consumir alimento y no hacerlo. Esto puede causar una hipoglucemia que conduzca a colapsos e, incluso, a la muerte. Pero los efectos dependen de muchos factores: la cocaína, por ejemplo, disminuye la secreción de insulina, aumentando los niveles de azúcar en la sangre.

Los alcohólicos

Incluso el consumo esporádico de alcohol está contraindicado para las personas que padecen de diabetes. Mientras el cuerpo está ocupado metabolizando el alcohol, no puede producir glucosa, ocasionando una hipoglucemia. Esta se agrava por la deshidratación, pudiendo llegar a una situación de descompensación mortal. Aún más, el peligro no se reduce al momento de consumo; de hecho, los efectos particularmente nocivos del alcohol sobre el organismo de personas diabéticas pueden presentarse hasta 36 horas después, existiendo un alto riesgo de muerte durante el sueño.

La confusión de los síntomas

Otro de los riesgos adicionales para los diabéticos es que los síntomas de una hipoglucemia o una hiperglucemia pueden confundirse fácilmente con consecuencias normales del uso de sustancias y síntomas de intoxicación leve. Por eso es muy difícil, tanto para la persona que padece los síntomas como para quienes la rodean, determinar que nos encontramos ante una situación peligrosa.

La diabetes es la tercera causa de muerte entre las mujeres españolas y la séptima entre los hombres, representa un costo altísimo para el sistema de salud, y la edad de diagnóstico está disminuyendo de manera alarmante. A pesar de ser una enfermedad muy conocida y estudiada, muchos de sus mecanismos siguen siendo un misterio. Lo que sí está claro es que se debe crear más conciencia individual al respecto y que el abordaje debe ser multidisciplinario. Por esta razón, en 2006, la Organización de Naciones Unidas decidió designar el 14 de noviembre como el Día Mundial de la Diabetes, quizá de cara al inicio de un período festivo que propicia los excesos, aumentando así los riesgos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.