Un chico en una habitación a oscuras sujeta a un mando de una consola, la luz de la pantalla le ilumina la cara

¿Demasiado ‘gamer’? Cómo identificar la adicción a los videojuegos

La revolución tecnológica ha traído con ella muchos beneficios, pero también nuevos problemas. La irrupción del universo digital en nuestras vidas ha sido tan abrupto que apenas ahora empezamos a reconocer y catalogar algunas de sus consecuencias negativas. Entre ellas, adicciones: a Internet, a las redes sociales y a los videojuegos.

Trastorno del juego

La dependencia de los juegos de vídeo fue oficialmente incluida en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2018. El “gaming disorder”, o trastorno del juego, se refiere únicamente a juegos digitales o videojuegos. Se encuentra en el parágrafo 6C51, en el renglón relativo a desórdenes causados por el uso de sustancias o por comportamientos adictivos.

Una chica con la posición de empuñar un arma y detrás una pantalla con juegos de arcade
Foto de Andre Hunter

Factores de la adicción a los videojuegos

Según la clasificación, el desorden ocasionado por los videojuegos está caracterizado por tres factores:

  1. Incapacidad de controlar el juego, bien sea en duración, frecuencia, contexto, intensidad, etc.
  2. La creciente prioridad que se le otorga al juego hasta alcanzar más importancia que los intereses vitales y las actividades diarias.
  3. El mantenimiento o aumento del patrón de juego, a pesar de haberse presentado consecuencias negativas.

Para considerarlo un desorden, el comportamiento debe ser lo suficientemente grave como para resultar en una discapacidad notoria a nivel personal, familiar, social, educacional, ocupacional o en otras áreas importantes. El patrón de comportamiento puede ser continuo o recurrente, y debe observarse en el arco de 12 meses (a menos que los síntomas sean graves y confirmen el diagnóstico con celeridad).

Síntoma de otras patologías

La adicción a los videojuegos, así como otras adicciones, puede ser un síntoma de problemas psíquicos y emocionales, como la depresión o la ansiedad. De hecho, con los tratamientos adecuados, a medida que la depresión y la ansiedad remiten, la adicción a los videojuegos también disminuye. No hay que subestimarla: esta adicción, relativamente inofensiva, puede preceder otras adicciones más peligrosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.