Déficit de atención o TDAH: ¿Podría ser un factor de riesgo para el consumo?

Desde hace algunos años, se habla con más frecuencia del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) entre los niños. Esta alteración es tan frecuente que encontramos un ejemplo en el conocido Bart Simpson, al que se le diagnostica en el capítulo 228 de la serie, allá por el año 1999.

Los niños con TDAH se caracterizan por ser impulsivos y propensos a distraerse. Pueden cometer errores en las tareas por descuido, tener dificultades para escuchar, también para esperar su turno o para mantenerse quietos e, incluso, en silencio. Las travesuras de Bart, que hoy sería un perfecto treintañero, se achacan en gran medida a este trastorno.

¿Continúa en la vida adulta?

Se estima que 70% de los niños con TDAH siguen padeciéndolo en la vida adulta. La tendencia a la impulsividad se vuelve más compleja a medida que se va madurando y que se adquieren nuevas responsabilidades. El TDAH crónico se prolonga más allá de la infancia. En personas adultas se suele ver reflejado en algunos aspectos comunes como las dificultades para avanzar profesionalmente y establecer vínculos emocionales saludables con otras personas. Hay estudios que relacionan el TDAH con la dependencia del alcohol y otras drogas y que además, apuntan a que el riesgo de desarrollar alguna adicción supone el doble para quienes lo sufren.

¿Pueden ser mas propensos al consumo de sustancias?

El TDAH representa un factor de riesgo para desarrollar adicciones. Existen muchos estudios que prueban la coexistencia del TDAH y la dependencia de alguna sustancia. Aunque las cifras varían según los criterios de cada investigación, los números son siempre bastante elevados: entre 35% y 79% de los dependientes sufren también de TDAH.

De igual manera, se ha descubierto que los adictos que padecen TDAH suelen iniciarse en el consumo antes que quienes no sufren este trastorno.

Las explicaciones que se dan a la elevada coincidencia de TDAH y adicciones son principalmente dos: la primera sería la tendencia impulsiva y la dificultad para el autocontrol de los individuos con TDAH, que los hace más propensos a caer en el consumo y a volver él frente a situaciones de estrés. La segunda sugiere que muchos de los pacientes de TDAH recurren al consumo como una forma de automedicación para mitigar los síntomas de su trastorno.

Debido a la gran cantidad de casos de TDAH que pueden desembocar en problemas de adicción, es muy importante que se promueva el diagnóstico en edades tempranas y la aplicación de terapias adecuadas que aseguren el sano desarrollo de los niños y adolescentes. Estamos aquí para ayudarte y a los tuyos, si crees que podemos servir de apoyo en cualquier momento no dudes en contactar con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.