Centros sanitarios autorizados con certificación legal C-36-002459, C-36-002460, C-15-003355 986 30 37 84 contacto@helpadicciones.com

En la Antigua Grecia existía una misma palabra para veneno y antídoto, remedio y droga. Esta era: phármakon, cuya suerte de paradoja lingüística no debería tomarse como carencia o debilidad de aquel idioma, sino como una advertencia inscrita en la memoria de la humanidad acerca del comportamiento de ciertas sustancias que pueden proporcionarnos al mismo tiempo cura y enfermedad.

La medida justa

Para los griegos de entonces y para los médicos de ahora todo el secreto reside en la dosis adecuada. Pongamos aquí un ejemplo sencillo: hay ciertas medicinas diseñadas para tratar a personas con síndromes de tristeza profunda. Algunos de esos antidepresivos funcionan también, a bajas dosis, como ansiolíticos para calmar o disminuir la ansiedad. Hasta ahora va todo bien, mientras que la dosis coincida felizmente con la dolencia del paciente.

Pero ¿qué pasa con esos medicamentos que tienen el poder de generar alguna forma de dependencia? Lo que ocurre es que pueden dejar de funcionar como remedios para convertirse en la raíz de una enfermedad. Existen numerosos casos en los que esto ha pasado, y es por eso que hablamos hoy del peligro de los medicamentos prescritos que pueden convertirse en puente para la drogodependencia.

¿Un error de los médicos?

Foto de un médico con botes de pastillas en las manos

Siempre se ha tenido presente la ambivalencia del opio y sus derivados. Si tuviéramos que elegir un phármakon por excelencia con ese amplio sentido de la palabra, sería este. Sin embargo, pese a la muy conocida reputación que tienen los opioides en la historia de la medicina, el gremio de la salud en los Estados Unidos cayó en una trampa mercadotécnica que consiguió convencer a la comunidad médica de que los riesgos de ciertos analgésicos derivados del opio eran mucho menores de lo que realmente son. Así, ciertos analgésicos empezaron a ser recetados para tratar una gama de dolores mucho más amplia de la que se reservaba a los derivados del opio, a los que solo se recurría en casos extremos.

El éxito de esta desleal campaña trajo como resultado el problema de salud pública más grave en la historia de los Estados Unidos de América. Estamos hablando de una verdadera epidemia de adictos que reporta decenas de miles de muertes al año. Muchos médicos se ven hoy en el dilema de expender recetas a pacientes que claramente muestran signos de una drogodependencia o negarse a colaborar con su adicción. En el primer caso, traicionarían sus principios hipocráticos; en el segundo, perderían a sus pacientes y se arriesgarían a dejar que salieran a procurarse su droga, sin supervisión, por medios ilegales. No son pocos los casos de personas que comenzaron con un tratamiento analgésico para una dolencia común y fueron aumentando sus dosis y frecuencia de consumo, cayendo en todos los problemas a los que lleva la adicción hasta llegar incluso a perder el control de sus vidas y sufrir sobredosis fatales.

El problema es tan grave que en 2018 un grupo de congresistas americanos hizo un llamado a la Organización Mundial de la Salud con la esperanza de evitar que los fabricantes de oxicodona, codeína, tramadol, fentanilo y otros analgésicos repliquen sus estrategias globalmente.

España en la mira

Foto de un pastillero y una persona administrando las pastillas

En España se ha duplicado el consumo de opioides con receta en los últimos 10 años, por lo que es prudente considerar que el problema no nos es completamente ajeno. Las cifras apuntan a un aumento tanto del número de consumidores como de la dosis promedio. La Sociedad Científica Española de Estudios sobre Alcohol, el Alcoholismo y las otras Toxicomanías ya ha publicado una Guía de consenso para el buen uso de analgésicos opioides, con el apoyo del El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, que puede descargarse aquí. Si bien el trabajo ha sido desarrollado para guiar a la comunidad médica, puede resultar útil incluso para los pacientes.

Por otro lado, existe quien defiende que en España el riesgo de una epidemia como la americana es menor porque el modelo sanitario tiene mayor control sobre los tratamientos de los pacientes. Sin embargo, no está de más prever e informarse, especialmente cuando ya se tienen datos que prueban el aumento del consumo de medicamentos derivados del opio.

¿Soy adict@ a Tinder?

El concepto de Tinder marca un hito importante en la historia de nuestra especieA través de una aplicación móvil, dos desconocidos pueden superar sus vergüenzas e inseguridades para declararse mutuamente su atractivo físico con solo pasar el pulgar sobre la...

De medicación a adicción

En la Antigua Grecia existía una misma palabra para veneno y antídoto, remedio y droga. Esta era: phármakon, cuya suerte de paradoja lingüística no debería tomarse como carencia o debilidad de aquel idioma, sino como una advertencia inscrita en la memoria de la...

Oniomanía: adicción a las compras

Aunque todavía hay gran disputa entre si debe considerarse la oniomanía una verdadera adicción o no, lo cierto es que se trata de un desorden conductual que presenta características propias de la dependencia: Impulso irrefrenable Malestar al verse privado de lo...

¿Existen diferencias según el género en el consumo de drogas?

Vivimos en tiempos en los que es indiscutible que la igualdad entre hombre y mujeres es un deber. Esto desde el punto de vista social, pero desde el punto de vista físico siempre hemos sido diferentes. Biológicamente, los cuerpos del sexo femenino tienen funciones...

Ansia de ansiolíticos

El 2,5% de la población española tiene un problema de adicción a los ansiolíticos, mientras que casi un tercio de los españoles los consumieron por lo menos una vez a lo largo de 2018. Visto así, las cifras no parecen demasiado alarmantes; sin embargo, estudios...

El trabajo de la familia frente a la adicción

La palabra hogar está emparentada históricamente con la palabra hoguera desde los días en que la intemperie amenazaba a la especie humana con el frío y la oscuridad. En esos tiempos primitivos, los que pertenecían al clan tenían la suerte de acudir a la fogata...

Las mascotas son terapéuticas para superar adicciones

¿Por qué tenemos mascotas?Porque son nuestras amigas. Y son justamente las buenas amistades (esas que nos quieren y que nos ayudan a crecer) las que necesitamos para dejar atrás alguna adicción.Los beneficios terapéuticos de los animales de compañía están...

La adicción al ‘like’

Adicción a las redes sociales y a los likesSorprende pensar que hace tan solo un par de décadas nadie sabía lo que era Facebook, Instagram, Twitter o Snapchat. Hoy son herramientas de socialización que ocupan un altísimo porcentaje de nuestro tiempo. Quizá el...

Esteroides: ¿drogas adictivas?

La mala fama de los esteroides está bastante extendida. Basta con que aparezcan en los análisis de un deportista para que su carrera se arruine. Pero ¿por qué? ¿Qué es lo que los hace tan malos?Los esteroides anabólicos son hormonas sintéticas que, al igual que...

¿Hay una forma correcta de combatir una epidemia de opiáceos?

Vancouver es un nombre que siempre salta entre las 10 mejores ciudades para vivir en el mundo. Sin embargo, esta urbe canadiense sufre desde hace algunos años la proliferación de adictos a drogas de la familia de la heroína, especialmente a una que puede llegar a...

Guía informativa contra las drogodependencias

¿Alguien cercano podría tener
problemas de adicciones ?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies