De Baudelaire a las estrellas de MTV: la idealización de la droga en el arte

Pintores, escritores, músicos… Son tantos los genios creativos de la humanidad a los que se les puede asociar con el consumo de alguna droga que en la actualidad parece ser una relación natural.

¿Cómo se ha convertido la exaltación de las drogas en un tópico fundamental de la cultura pop?

¿Cuando comenzó todo esto? Esta es, sin duda, una pregunta digna de varias tesis de investigación. Parece perfectamente “comprensible “que vinculemos el efecto desinhibidor de las drogas con la inspiración de las musas a la que tanto se cita en las artes desde la antigüedad. Sin embargo, existe un punto de inflexión cultural importante en el que las drogas dejan de ser visitantes ocasionales para convertirse en una suerte de bastón para el artista.

El concepto de ruptura en el arte y el abuso drogas

Hay un concepto fundamental para entender por qué el artista roto llegó a la cúspide de la cultura pop, y es justamente la noción de ruptura en el arte. Romper con la tradición anterior es una necesidad en la creación artística. Teniendo esto en mente, es fácil comprender que un artista abusara del alcohol y las drogas para hacer de su propia vida una existencia anómala, extravagante y contraria a las costumbres de la sociedad.

Punto de partida, el individuo como protagonista

El fenómeno empieza a gestarse a principios del siglo XIX con el cambio de foco en la filosofía y el arte hacia el individuo, el yo, y la primacía de sus sentimientos. Estas influencias fueron el sustrato de los consiguientes movimientos estéticos en los que se puede encuadrar al artista maldito, disfuncional e inconforme. Del decadentismo, el simbolismo y la bohemia se alimentaron las vanguardias, la generación beat, los hippies, el rock, el punk y hasta el rap, pues todos estos movimientos tienen el gen de la rebeldía y la ruptura en su ADN.

¿Por qué se convierte en un valor estético?

Porque esos artistas del siglo XIX, que no siempre obtuvieron la gloria en vida, se adelantaron a una realidad social en la que los individuos necesitaban una válvula de escape por medio de la cual expresar su necesidad de reconocimiento personal, sus conflictos existenciales y su descontento. La figura del poeta anómalo que es capaz de hacer surgir la belleza del fango, como una flor de loto, se convirtió en una solución espectacular, y la ilusión de la droga como una suerte de fertilizante mágico, hizo que muchos confundieran sus tormentos y menospreciaran las larguísimas horas de trabajo que indudablemente debieron invertir en su obra. A partir de esto se fue construyendo toda en una serie de idealizaciones, tributos e interconexiones que van de Charles Baudelaire a William Burroughs, de Vincent Van Gogh a Andy Warhol, de Edith Piaf a Amy Winehouse; muchas veces bajo la engañosa perspectiva de que el artista no sufre ni se esfuerza por su creación, sino que le viene dada por puro genio e inspiración.

Mito desmentido, las drogas no ayudan a la creación

La doctora Nora D. Volkow desmiente categóricamente la idea de que el artista se hace bueno por el consumo de drogas. A propósito de esto, relata que la gran mayoría de los artistas adictos que ella ha conocido confiesan que sus periodos menos productivos y valiosos coinciden con sus recaídas. Sin embargo, la ilusión de transformarse en un genio artístico después de administrarse una dosis de alguna sustancia sigue siendo muy popular, probablemente porque encaja con la idea de que se puede acceder a cualquier cosa fácilmente a cambio de dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.