Productos de tabaco calentado (PTC)

Ningún pro, muchos contras

Los productos de tabaco calentado (PTC) son dispositivos electrónicos que calientan el tabaco a, aproximadamente, 250 ºC (a diferencia de los 600 ºC a los que arde un cigarrillo convencional). El calor consigue vaporizar aerosoles con nicotina y otras sustancias químicas sin quemar el tabaco. A diferencia de sus primos hermanos, los vaporizadores (que utilizan líquidos, algunos de ellos sin nicotina), los PTC funcionan directamente con tabaco; pero al igual que los vapers, son un producto muy reciente en el mercado y no existe suficiente evidencia científica acerca de sus posibles consecuencias en la salud.

Existen algunos estudios que sostienen que los PTC forman menos elementos nocivos y potencialmente nocivos para la salud respecto a los cigarros convencionales. Lamentablemente, todos estos estudios han sido financiados por la industria tabacalera, por lo que sus resultados podrían estar sesgados. En la actualidad aún no existen estudios independientes que puedan sostener o desmentir el menor grado de nocividad, ni para los consumidores ni para las personas expuestas al humo de los fumadores.

PTC vs tabaco mentolados

Pero los peligros de los PTC no terminan ahí. En mayo de 2020 se prohibieron en España los cigarrillos mentolados, como ya había sucedido con los cigarrillos saborizados en el pasado. Si bien no hay ninguna evidencia de que los aditivos de sabor aumenten el impacto de los productos sobre la salud, sí hay muestras claras de tres factores de riesgo importantísimos:

  1. El sabor y el efecto mentolado producen una menor conciencia inmediata de los efectos nocivos del tabaco (por ejemplo, el mentolado evita la sensación de irritación en la garganta).
  2. El sabor y el gusto suave del tabaco mentolado son más atractivos para la población más joven respecto al tabaco natural, de sabor amargo, incitando así el consumo precoz y facilitando que este se convierta en hábito.
  3. El mentol dilata los alvéolos pulmonares, por lo que la absorción de la nicotina es más rápida y, por tanto, se potencia la adicción. Además, el gusto de estos tabacos y cigarros puede reforzar el efecto de recompensa en el acto de fumar.

¿En qué punto está la legislación?

Siguiendo la normativa europea, España ha prohibido los tabacos saborizados y ahora también los mentolados. A pesar de esto, los PTC siguen ofreciendo productos mentolados específicos. Aún más, cuando entró en vigor la prohibición relativa al tabaco mentolado, la marca Philip Morris difundió este mensaje: «A partir del 20 de mayo, tus amigos fumadores adultos de mentolado no podrán comprar algunos productos de tabaco mentolado porque se prohíbe su venta. Sin embargo, esta prohibición no afecta al tabaco mentolado para calentar (…). Invita a tus amigos fumadores adultos a probarlo gratis».

La no producción y comercialización de tabaco saborizado y mentolado en España podía significar un avance en la prevención del consumo temprano y de la dependencia del tabaco. Sin embargo, los agujeros legales, que consideran los PTC como «productos del tabaco novedosos», siguen perpetuando el consumo de la droga legal que, junto con el alcohol, causa el 8% de las muertes totales en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.