¿Cómo actúa el tabaco en el cuerpo? ¿Cómo responde el cuerpo al dejarlo?

Fumar es una de las mayores de causas de muerte prevenibles a nivel mundial. Múltiples estudios e instituciones de la talla de la Organización Mundial de la Salud están de acuerdo en que los fumadores viven alrededor de 10 años menos que las personas que no fuman. Toda esta información es accesible y de dominio popular. No es una sorpresa, hoy en día, escuchar o leer que consumir tabaco es malo para el cuerpo, fumar nos hace mal, eso lo hemos sabido desde hace décadas, y sin embargo, las tabacaleras siguen siendo grandes corporaciones, produciendo miles de millones de cigarrillos anualmente que son consumidos por una población mundial de fumadores estimada en 1.300 millones de personas. Frente a esta realidad conviene considerar que, quizá, el enfoque de las campañas de concienciación está errado, o al menos no es del todo efectivo. Muchas veces se habla de cómo actúa el tabaco en el cuerpo, pero quizá una aproximación interesante está en observar cómo reacciona el cuerpo al dejar de consumir tabaco. Aquí veremos las dos caras del vicio del tabaco.

¿Qué le hace el tabaco al cuerpo?

como actua el tabaco en el cuerpo, y como actua el cuerpo al dejarlo

Con cada inhalada de cigarrillo, nuestros pulmones entran en contacto con más de 5.000 sustancias, entre las cuales están la nicotina, el monóxido de carbono, alquitrán, óxido nítrico, arsénico y muchas otras.

  • El alquitrán en el cigarrillo recubre el esmalte de los dientes y las encías, manchando y debilitando ambos, dejándolos a merced de infecciones. Lo mismo es cierto de los pulmones, el humo inhalado daña los cilios, pequeñas estructuras parecidas a cabellos que se encargan de mantener limpias las vías respiratorias, aumentando la propensión de una persona a sufrir infecciones pulmonares. Ese mismo humo también afecta fuertemente los nervios de la nariz, causando pérdida de olfato. También interfiere con el proceso de oxigenación de la sangre, afectando los alvéolos, lo que causa falta de aliento y reduce la capacidad pulmonar.
  • La nicotina, por otra parte, restringe el flujo sanguíneo y espesa la sangre, lo que aumenta la posibilidad de accidentes cerebrovasculares, al mismo tiempo que promueve la liberación de dopamina en el cerebro, creando la adicción a su consumo.
  • Otros componentes de los cigarrillos como el arsénico y el níquel dificultan la reparación celular, malas noticias si se tiene en consideración que el tabaquismo causa numerosas mutaciones en el ADN. Estudios indican que 1 de cada 3 cánceres, en los Estados Unidos son causados por fumar. No se trata solamente de cáncer pulmonar, el tabaquismo está asociado a múltiples cánceres como el cáncer de boca, garganta, nariz, esófago, vejiga, riñones, y muchos más. Como si fuera poco, los cigarrillos también pueden afectar el cuerpo a nivel neuronal. Un estudio sugiere que los mismos circuitos cerebrales que se ven modificados al desarrollarse la adicción a la nicotina son los que se encargan del funcionamiento pancreático, explicando el vínculo entre el tabaquismo y el desarrollo de enfermedades como la diabetes de tipo II.

Mientras más tiempo y en mayor cantidad se consuma, mayores serán los riesgos de causar daño irreversible al cuerpo. Las buenas noticias, es que dejarlo presenta beneficios casi inmediatos, no está todo perdido, la recuperación es posible.

¿Cómo actúa el cuerpo al dejar el tabaco?

el tabaco provoca propensión a sufrir infecciones pulmonares

A los veinte minutos de dejar de fumar, la presión sanguínea y el ritmo cardíaco vuelven a la normalidad. Luego de dos horas, comienza la ansiedad de consumo, una respuesta fisiológica totalmente normal, pues los niveles de dopamina del cuerpo han dejado de ser artificialmente impulsados por la nicotina. A las ocho horas, los niveles de dióxido de carbono en la sangre disminuyen, dejando mayor espacio para el oxígeno en la hemoglobina. Con tan solo un día de haber dejado de fumar, y de manera contraintuitiva, se presentan ataques de tos, una señal de que el cuerpo está intentando expulsar las toxinas y residuos del cigarrillo que quedaron alojadas en los pulmones. Luego de dos días, la nicotina y sus metabolizantes han sido eliminados del cuerpo y los nervios afectados por el cigarro empiezan a sanar, mejorando el olfato y el sentido del gusto. Desafortunadamente, en el caso de algunos fumadores crónicos existe la posibilidad de que haya daño irreparable en estos nervios.

A los tres días, la desintoxicación de nicotina llega a un pico, aparecen síntomas como dolores de cabeza, náuseas, sensación de debilidad, así como ansiedad y depresión. El periodo de desintoxicación suele variar entre personas, pero una vez superados los primeros síntomas las respuestas fisiológicas como la ansiedad, los dolores de cabeza y la náusea no suelen presentarse con la misma intensidad.

los beneficios de dejar de fumar superan con creces lo difícil de la desintoxicación

Un mes después de dejar de fumar, los riesgos de enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes de tipo II han disminuido, y entre tres a nueve meses después los cilios terminan de sanar por completo, eliminando casi en su totalidad los ataques de tos, la falta de aliento, y reduciendo significativamente el riesgo de infecciones pulmonares.

Alrededor del primer año sin fumar los riesgos de hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares causadas por la acumulación de grasa en las arterias disminuyen a la mitad. A los diez años, el riesgo de enfermedades pulmonares se reduce a la mitad en comparación con alguien que no ha dejado de fumar, y en quince años, el riesgo de sufrir un ataque al corazón es el mismo que el de alguien que jamás ha fumado.

Dejar de fumar no es sencillo. Sin embargo, los beneficios de dejarlo superan por mucho lo que se puede sufrir durante el periodo de desintoxicación inicial. No existe dosis «segura» de tabaco, ni son los vaporizadores un sustituto definitivo aconsejable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.