¿Existe un biomarcador que prediga posibles problemas de alcoholismo?

En nuestra sociedad el consumo de bebidas alcohólicas es bastante común. Si bien, debido al riesgo de caer en excesos, el alcohol no está del todo bien visto, beber es una actividad que en muchos casos ha sido ritualizada por las personas. Es aceptable beber al celebrar una ocasión, al reunirse con amigos o al final de una ardua jornada de trabajo. Es un comportamiento que la sociedad no desaprueba y, por lo tanto, una gran parte de la población humana consume alcohol. Sin embargo, algunas personas desarrollan un problema de bebida.

¿Beber siempre lleva al alcoholismo?

 Este problema, llamado alcoholismo o adicción al alcohol, es un padecimiento que resulta del establecimiento de un hábito de dependencia con el consumo de bebidas alcohólicas. Evidentemente no todo el que bebe desarrolla un problema de bebida, pero, dicho esto, ¿habrá alguna razón por la cual unas personas tienen una predisposición mayor a desarrollar un problema de bebida que otras?

De ratones y hombres

La ciencia no se ha puesto de acuerdo sobre la presencia de predisposiciones biológicas en cuanto al desarrollo de alcoholismo en el ser humano, pero los investigadores del Instituto Salk, en San Diego, California, han descubierto un circuito en el cerebro de ratones que puede servir como biomarcador para predecir el desarrollo de problemas de bebida antes de que estas se manifiesten. Los investigadores estudiaron el córtex medial prefontral y la materia gris periacueductal —áreas del cerebro asociadas al control conductual y la respuesta a eventos adversos, respectivamente— de los ratones. Al estudiar estas áreas antes, durante y después de hacer consumir alcohol a los roedores, encontraron ciertos patrones de actividad cerebral mediante los cuales podían predecir cuál de los ratones desarrollaría un problema de bebida.

Pero esto no es todo, utilizando optogenética lograron encender y apagar circuitos en el cerebro de los ratones, y de esta forma aumentar o disminuir la bebida compulsiva en los roedores. Según la profesora Kay Tye, neurocientífica del instituto y presidenta de Wylie Vale: “Ahora podemos buscar en el cerebro patrones de actividad que puedan predecir si un ratón se convertirá en bebedor compulsivo antes de que la compulsión se desarrolle, no sabemos si este circuito cerebral es específico al alcohol o si está involucrado con múltiples y diversos comportamientos compulsivos como aquellos relacionados con abuso de substancias o recompensas naturales, así que es algo que debemos investigar”.

Fascinante futuro

Para este grupo de científicos, el próximo paso es secuenciar estas neuronas del tronco cerebral cortical para identificar focos que puedan usarse para tratamientos terapéuticos. Poder predecir el desarrollo de un hábito adictivo antes de que este se desarrolle sería un paso gigantesco en la lucha contra adicciones de todo tipo, pero las implicaciones de estos descubrimientos van mucho más allá de simplemente descubrir señales de adicción. Siguiendo esta pista, se abren numerosas y fascinantes vías de estudios que podrían llevar tanto a tratamientos preventivos como terapéuticos, enfrentando posibles hábitos adictivos antes de que se formen y batallando con los que ya estén formados directamente a nivel cerebral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.