Centros sanitarios autorizados con certificación legal C-36-002459, C-36-002460, C-15-003355 986 30 37 84 contacto@helpadicciones.com

Nuestra sociedad valora positivamente la ambición laboral. Se espera que todo trabajador opere al máximo de sus capacidades. Algunas personas son capaces de llevar su desempeño laboral al extremo con la mente en una meta; la ambición por ser los mejores los convierte en verdaderas máquinas de efectividad y trabajo. Su atención siempre está en el momento, su cerebro ordenando y ejecutando casi al mismo tiempo los próximos pasos que los llevarán al éxito profesional y laboral. Pero hay una diferencia entre ser una persona con el ojo en la meta y ser una consumida por la ambición. De adictos al trabajo –o workaholics como se les conoce en inglés– ya hemos hablado, pero ¿qué hay de la ambición como adicción?, ¿acaso es posible que el simple acto de ponernos metas cada vez más altas pueda convertirse en una adicción?

El neurotransmisor del placer

Parece que esto es bastante posible. Según el neurocientífico Marc Lewis, estudios han demostrado que personas tomando decisiones de alto nivel en negocios o política pueden experimentar niveles elevados de dopamina en el estriato –la parte del cerebro donde los pensamientos se convierten en acciones–, pues siempre están en búsqueda de alcanzar una meta. Según Lewis, el resultado de esto es la estimulación de la persona, quien se mantiene enfocada en el momento.

Sería sencillo afirmar que si el estímulo que causa la producción de dopamina no está asociado a ingerir alcohol o consumir drogas, el hábito que se forma, aunque con un funcionamiento fisiológico similar al de una adicción, es definitivamente menos nocivo y por lo tanto con menos riesgo de lo que generalmente consideramos una adicción real. Sin embargo, esto no es tan sencillo.

Según Lewis, mientras más tiempo se mantenga una persona en un estado adictivo –esto es, la reproducción constante del hábito o conjunto de hábitos–, los estímulos asociados al hábito creado serán más numerosos, y esto a su vez producirá cada vez más dopamina. He aquí el meollo del problema: mientras más dopamina se produce en el cerebro, más decrece la actividad en la zona asociada al juicio y la toma de decisiones. La caída de actividad de esta zona del cerebro lleva a la impulsividad, y una persona en tal estado está vulnerable a caer en nuevas adicciones en la búsqueda de aumentar su desempeño en la persecución de sus ambiciones, como el abuso de estimulantes o smart drugs.

Entonces, ¿es una adicción?

Parece que, como en muchas cosas, Aristóteles tenía razón al decir que toda virtud es un justo medio entre dos extremos. La respuesta es: puede llegar a serlo. No tiene nada de malo el desarrollo de un hábito que aumente la productividad siempre que no se convierta en una dependencia nociva para la salud ni altere la escala de prioridades del individuo. Por esto es importante reconocer a tiempo la naturaleza del hábito.

¿Qué se puede hacer al respecto?

Al igual que en otras adicciones, el primer paso es siempre reconocer el problema. En este caso, el círculo potencialmente vicioso de sobrecargarse en aras de alcanzar una meta irreal, —tarea difícil si se toma en cuenta que no está mal visto ser una persona ambiciosa—. ¿Sientes que la persecución de un objetivo te ha apartado de familiares y amigos? ¿Has tenido que descuidar tu alimentación, higiene o salud física para cumplir con tus metas laborales? ¿Has sufrido ataques de ansiedad o depresión por no poder alcanzar una meta? Estas son algunas de las preguntas que pueden darnos un indicio; sin embargo, no son un test definitivo para identificar una hábito adictivo.

Si sientes que tú o una persona que conoces puede llegar a tener un problema relacionado con algunas de las preguntas que formulamos arriba, cuenta con nosotros. En Help Adicciones estamos preparados para ayudarte a diagnosticar y tratar cualquier caso de adicción.

¿Existe un biomarcador que prediga posibles problemas de alcoholismo?

En nuestra sociedad el consumo de bebidas alcohólicas es bastante común. Si bien, debido al riesgo de caer en excesos, el alcohol no está del todo bien visto, beber es una actividad que en muchos casos ha sido ritualizada por las personas. Es aceptable beber al...

Epilepsia y cannabis

Cannabis como remedio para la epilepsiaEl uso de cannabis con fines medicinales se ha esparcido por todo el mundo. Desde el falso mito relacionado con el “glaucoma” hasta los más acertados cuidados paliativos en enfermedades terminales, es indudable que el cannabis...

La nicotina y el cerebro

Los efectos adversos de la nicotina en el cuerpo son numerosos, y el aumento de las probabilidades de contraer enfermedades pulmonares, cardiovasculares, y hasta diabetes, es conocido por todos. Pero, aunque el enlace entre el tabaquismo y estas enfermedades es...

Ambición en los negocios, ¿una adicción?

Nuestra sociedad valora positivamente la ambición laboral. Se espera que todo trabajador opere al máximo de sus capacidades. Algunas personas son capaces de llevar su desempeño laboral al extremo con la mente en una meta; la ambición por ser los mejores los convierte...

Diabetes y drogas: aumento general de riesgo #DíaMundialDeLaDiabetes

El consumo de sustancias altera el funcionamiento normal del organismo, por lo que siempre representa un riesgo. Sin embargo, algunas personas son más propensas a sufrir efectos adversos graves que otras. Entre ellas, se encuentran las que sufren de diabetes.La...

Adicción, una enfermedad hereditaria

Se suele decir que está todo escrito en el ADN, desde la posición que ocupará un niño en la fila del colegio hasta la edad en la que empezará a aparecer calvo en las fotos de la empresa. Los genes determinan una gran cantidad de aspectos de nuestras vidas, entre los...

Niños adictos a la tecnología

Los expertos desaconsejan el uso del móvil y otros dispositivos electrónicos antes de los 3 años de edad y recomiendan que los niños no tengan un dispositivo propio antes de los 12. De igual forma, el tiempo máximo que un niño de entre 3 y 5 años pasa frente a una...

5 pelis que no debes ver si quieres dejar de fumar

Aunque sea difícil de creer, absolutamente todos los aspectos de la vida de una persona pueden influir en el éxito de un proceso de desintoxicación. Además de centrarse en el hábito adictivo en sí mismo, los tratamientos deben modificar temporal o permanentemente...

¿Soy adict@ a Tinder?

El concepto de Tinder marca un hito importante en la historia de nuestra especieA través de una aplicación móvil, dos desconocidos pueden superar sus vergüenzas e inseguridades para declararse mutuamente su atractivo físico con solo pasar el pulgar sobre la pantalla...

De medicación a adicción

En la Antigua Grecia existía una misma palabra para veneno y antídoto, remedio y droga. Esta era: phármakon, cuya suerte de paradoja lingüística no debería tomarse como carencia o debilidad de aquel idioma, sino como una advertencia inscrita en la memoria de la...

Guía informativa contra las drogodependencias

¿Alguien cercano podría tener
problemas de adicciones ?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies