chica comiendo palomitas tumbada preparada para ver películas

5 pelis que no debes ver si quieres dejar de fumar

Aunque sea difícil de creer, absolutamente todos los aspectos de la vida de una persona pueden influir en el éxito de un proceso de desintoxicación. Además de centrarse en el hábito adictivo en sí mismo, los tratamientos deben modificar temporal o permanentemente otros aspectos de la vida del paciente. El entretenimiento es uno de ellos.

Aunque ver una película o una serie puedan parecer conductas inofensivas —y hasta positivas, porque distraen al individuo—, algunas películas concretas podrían ser contraproducentes. La lista es larga, pero estas son 5 de las pelis que debes evitar ver si estás en proceso de abandonar el cigarro o si lo hiciste recientemente.

Coffee and Cigarettes (2003)

El nombre sirve de advertencia. Esta película está compuesta por 11 cortometrajes rodados en blanco y negro en los que aparecen e interactúan figuras legendarias del cine y de la música. El hilo conductor de toda la pieza son, precisamente, el café y los cigarros.

Existe una natural admiración hacia estas las estrellas, por lo que tendemos a querer imitarlos; y, a pesar de que algunos de los protagonistas incluso conversan sobre lo dañino que resulta el hábito del tabaco, terminan sucumbiendo ante ese viejo vicio, en teoría abandonado. Está de más decirlo: ese es el tipo de estímulo que no necesita una persona que quiere dejar de fumar.

Pulp Fiction (1994)

Uma Thurman interpreta a la seductora Mia Wallace, un personaje capaz de despertar todo tipo de apetitos. ¿Quién no ha sentido ganas de levantarse a bailar You Never Can Tell durante la mítica escena con Vincent Vega (John Travolta) en el Jack Rabbit Slim’s? Lo cierto es que durante la mayor parte del tiempo en que Ms. Wallace aparece en cámara, lo hace fumando un cigarrillo. De hecho, es precisamente su retrato, pitillo en mano, el cartel del film.

James Bond, Agente 007 (desde los años 60)

Técnicamente, esta no es una peli, sino una nutrida saga que existe desde los años 60 y cuenta con más de una decena de producciones. El creador del protagonista de estas populares historias de espías fue Ian Fleming. James Bond aparece por primera vez en una serie de libros escritos por Fleming, con quien tenía en común la nacionalidad, el oficio y su gusto desmedido por la nicotina.

A pesar de que la impostación de las películas con respecto al cigarrillo ha cambiado a lo largo de los años —de la mano de la percepción social y sanitaria que se tiene del hábito—, Bond conserva toda su caracterización. Visto que se trata de un personaje con el que el público se relaciona de manera aspiracional, es poco recomendable adentrarse en este particular universo del espionaje si se está en proceso de rehabilitación.

Constantine (2005)

John Constantine es un psíquico que puede comunicarse con ángeles y demonios, habilidad que usa para intentar redimir un pecado de juventud antes de su muerte, próxima y preanunciada. Hasta aquí todo bien; el problema con incluir esta película en tu lista de reproducción es que Constantine morirá pronto debido a un cáncer de pulmón, consecuencia de su vida de fumador. A pesar de su diagnóstico y de su interés por saldar sus cuentas pendientes para evitar las llamas del infierno, el protagonista es incapaz de abandonar el hábito que lo condenó a una muerte prematura.

À bout de Souffle (Sin aliento) (1960)

El conocimiento que se tiene acerca de los efectos nocivos del cigarrillo ha crecido enormemente en los últimos años, produciendo políticas de regulación relacionadas con los espacios y la promoción del tabaco en la industria del espectáculo y el entretenimiento. Pero en los años 60 fumar era aún un símbolo de prestigio. Es por esto que el cine solía vincular a sus protagonistas viriles con el tabaco.

Así sucedió en esta película de Jean-Luc Godard, cuyo proceso de realización fue tan experimental como el de la recientísima El libro de imágenes. A lo largo del film, Jean-Paul Belmondo aparece constantemente fumando. Y es precisamente gracias a esta actuación que Belmondo se convirtió en un referente de la Nouvelle Vague francesa.

Esta lista está conformada por películas de culto, cuya visión está enormemente recomendada por razones culturales; sin embargo, no todo momento de la vida es propicio para esto. Sin duda alguna, el proceso de dejar de fumar no es uno de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra guía en PDF?

Déjanos tu email y la recibirás de inmediato
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.