En el día a día, hay muchas sensaciones y sentimientos a los que tenemos que enfrentarnos. De muchos de ellos ni siquiera somos conscientes, ignoramos que están ahí y que rondan nuestra cabeza, ocultos entre otros muchos sentimientos. La vergüenza y la culpa son alguno de esos sentimientos que nos atenazan sin previo aviso y que hacen que no podamos avanzar con toda la velocidad que quisiéramos.

La vergüenza y la culpa son dos sentimientos que nacen de la sociedad. No hay dos sociedades iguales y cada una de ellas tiene unos códigos de conducta y comportamiento que condicionan estos dos sentimientos, entre muchos otros. Las costumbres, las convenciones sociales y los valores de cada sociedad condicionan los sentimientos de culpa y vergüenza, que suelen estar asociados a la falta de confianza en uno mismo.

 

La vergüenza y la culpa no tienen por qué ser perjudiciales

 

Pero aunque un sentimiento demasiado elevado de culpa o vergüenza puede llevar a tomar decisiones contraproducentes, en dosis justas puede ser que no sea tan malo como nos imaginamos. El sentimiento de vergüenza puede llevar a controlar las acciones, hacer que pensemos mejor en lo que vamos a hacer y tomar decisiones más ajustadas a la realidad.

La culpa también puede llevar a reflexionar sobre alguna acción realizada y permitir ver con cierta distancia algo que anteriormente no se ha podido percibir. Ambas situaciones permiten que las siguientes acciones y decisiones a tomar estén más pensadas y se ajusten más a lo que se necesita en cada momento.

El problema llega cuando la culpa y a vergüenza no se utilizan como punto de reflexión, sino que llega a dominar la vida y las decisiones a tomar. En este caso, la reflexión se torna compulsión y se toman decisiones a golpe de sentimiento de vergüenza. Normalmente, esta situación lleva a equivocarse y a traer consigo una sensación de culpa que incrementa la vergüenza.

Se trata de un círculo vicioso que va creciendo con el tiempo y que cada vez toma más protagonismo en la vida diaria, haciendo que se tomen más decisiones equivocadas y que entorpezcan la toma de decisiones.

Hay que evitar que estos sentimientos tomen el control y estar siempre dispuesto a controlarlos, parando antes de tomar una decisión y dejando que sus efectos se diluyan y sea uno mismo, libre y consciente, quien decida qué acción llevar a cabo. Sin estos lastres, las decisiones se toman de manera más sosegada y si se cometen errores, siempre se pueden solucionar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies