8 de setiembre de 2012

 

Hola, mi nombre es Meritxell, entendí mejor la necesidad de ingresar a mi hijo en el centro de desintoxicación Help adicciones el primer día que dormí tranquila, y solo fue necesario que iniciara su tratamiento de adicciones.

Era el día de mi santo, y mi hijo decidió ingresarse en el centro de desintoxicación. Me acorde del día que nació,  fue una sensación parecida.

Por fin tocó fondo, estaba destrozado, en mi interior di gracias a Dios.

Hace unos días pidió por favor que le ayudáramos, que el solo no podía, y quería ingresar en una clínica de desintoxicación. Me sentí liberada, y pensé, ya no tengo que luchar sola, el va hacer un esfuerzo y nos van ayudar.

Siempre pensé que mi hijo estaba enfermo, pero no sabía que lo estaba de verdad, así tal cual, adicción, nada más, no le pasaba nada más.

El primer día de la desintoxicación, ese día, que diferente fue, durmió el, dormí yo, y con la sensación de que a la mañana siguiente empezada el camino real, de su vida y la mía.

Pues si, cuando estaba tomando, tenía la sensación de que vivíamos en un impás, que era como una prueba más, y remé todos los días hasta agotarme, lo probamos todo, y mira si era fácil, ingresarse en un centro de desintoxicación.

Me sentí liberada, y muy feliz, me lo iban cuidar, yo sola no podía.

Fue el primer día, en los últimos 12 años, que estuve pendiente del teléfono, esperando que me llamaran, que lo habían encontrado muerto. Fue una tranquilidad tan grande, que me pareció renacer.

A demás, me di cuenta que yo estaba muy necesitada de ayuda,  y que tenía donde pedirla. En unos días entendí hasta que mi enfermedad, colateral a la adicción de mi hijo, se llamaba coadicción o codependencia, y necesitaba también un tratamiento, junto a mi hijo.

Estuve diez días sin ver a mi hijo, ni poder hablar con él, y dudas me entraban, pero al ver que el teléfono, las ambulancias o las noticias de accidentes, ya no eran mi obsesión, me costaba poco positivizar. Por las tardes me llamaba su terapeuta, era como una llamaba de alerta, pero al oír su tono de voz ya veía que todo estaba bien, y que en unas horas conciliaría el sueño, y mi hijo también.  Cuando colgaba, me venía a la mente, hace unos  días no lo veía, sabiendo que estaba en algún lío y pasándolo mal, y ahora que está durmiendo sigo con estos altibajos, que mal hemos estado.

En unos meses se vieron grandes resultados, en toda la familia, y ahora después de dos años, veo una cara diferente en el.

Yo me veo otra persona cuando me veo en el espejo, y las cosas se regeneran poco a poco, gracias a su gran esfuerzo y el apoyo de todos los nuestros.

Doy gracias al centro de desintoxicación Help adicciones por ayudarnos a recuperar nuestras vidas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies