Cuando hablamos de adicciones, pensamos siempre en drogas ilegales, que se han de conseguir de manera oscura y escondida. Sustancias que están al alcance pero entre las sombras, esperando que vayamos a buscarlas. Pero no siempre es así.

Las sustancias que causan adicción están también amparadas bajo la legalidad, esperando a que sea un profesional de la salud el que nos haga una receta para poder adquirir de forma legal las drogas que podemos necesitar para solucionar algún problema de salud, generalmente, de carácter psicológico.

Estas drogas, pensadas para aliviar los síntomas de la ansiedad, se utilizan cuando el especialista determina que son necesarias. Pero lejos de ser una solución, las benzodiacepinas, que es como se conoce a esta medicación, puede desembocar a un grave problema de adicción que sea peor que lo que causa su consumo.

 

La medicación para la ansiedad recetada por médicos es tan peligrosa como las drogas ilegales para el ocio

 

Estos medicamentos actúan sobre el cerebro, alterando su funcionamiento y provocando alteraciones químicas que provocan enfermedades mentales o contribuyen a empeorar algunas que ya existían.

En un principio, las dosis prescritas por el médico están muy medidas y actúan como se supone que deben hacerlo, pero crean una resistencia del organismo a ellas, provocando que cada vez hagan menos efecto. Por este motivo, se debe incrementar la dosis para conseguir el efecto buscado.

Esto provoca que la ansiedad aumente, ya que hasta que se ajusta de nuevo la dosis a lo necesario, no se produce el mismo efecto y la ausencia de resultados hace que el consumidor sienta que no funciona.

Poco a poco, es una cadena que causa más malestar que soluciones y hay que trabajar para contrarrestar los efectos nocivos que causa en el cuerpo y el organismo del consumidor. En el momento de eliminar el consumo, se ha de contar con la ayuda del profesional, que irá reduciendo la dosis paulatinamente, hasta eliminarla del todo.

Y eso, si la persona que la consume no se ha convertido en adicta y ­­­necesita consumir de manera irracional. Así que, ante estos problemas de ansiedad, mejor buscar otras soluciones que no causen más problemas que soluciones aporten, que las hay.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies