Los amigos y la familia son el principal pilar en el que se sustenta una persona, así que son ellos los que suelen darse cuenta de que existe un problema. Se puede detectar la presencia de una adicción y comenzar a actuar para ayudar al enfermo a superar esta adicción. Pero, ¿qué pasos hay que seguir?

Ante todo, hay que mantener la calma, evitar enfrentamientos que solo conducirán a dificultar la situación entre la familia y el afectado.La comunicación puede resultar más fluída si no existe este enfrentamiento y se puede avanzar de manera más efectiva en la resolución del problema.

Es fundamental conocer en qué momento del proceso de adicción se encuentra el enfermo. No se pueden tomar las mismas decisiones si está en una primera toma de contacto con las drogas que si se encuentra en un estado de consumo más avanzado o incluso si ya se depende de la droga o el alcohol en su día a día. Obviamente, en el primer caso podría bastar con mantener una actitud dialogante pero firme para recuperar un comportamiento saludable y alejado de ellas.

Si el consumo ya es más habitual, se debe actuar de manera más firme. La principal arma contra la adicción es la información. Hay que hablar con el enfermo, averiguar cuándo comenzó este consumo y la gravedad de la situación, para saber bien qué pasos hay que seguir y la mejor manera de actuar.

Una actitud de ofrecimiento de ayuda puede resultar mucho más efectiva que una de rechazo. Puede costar bastante, pero se necesita mantener la comunicación, armándose de paciencia y hablar mucho con el afectado. Hay que actuar unidos, coordinando todas las actuaciones a realizar. Es más sencillo para el enfermo percibir que se quiere ayudar si todas las personas relacionadas con él actúan unidas y le transmiten la seguridad que le falta.

Hay que mantener informada a la persona adicta sobre los efectos reales de estas sustancias que consume y que necesita conocer para ser consciente del riesgo que corre al consumirlas. El enfermo debe percibir que la familia está junto a él para escucharle y ayudarle a superar sus problemas emocionales, que seguramente serán parte importante del problema al que se enfrenta.

Ante la dificultad de enfrentarse a una situación de estas características, es mejor contar con un equipo de profesionales que ofrezcan su apoyo y puedan ayudar a coordinar esta primera aproximación. Una vez el enfrentado el problema, se ha de trabajar para comenzar el proceso de desintoxicación y devolver al adicto a una vida saludable y plena.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies