Es un derivado de la cocaína procedente de la mezcla de la pasta de cocaína con bicarbonato sódico. El término crack es debido al sonido que hace cuando se calienta, un crujido.

Los consumidores usan los términos rocas, chulas, pops, piedras o niñas. A veces erróneamente se la confunde con la pasta base de la cocaína (bazuco),  que es la costra que queda en la olla donde preparan la cocaína y está compuesto por los alcaloides de la planta sin refinar ni purificar.

Mujer consumidora de crack

El crack causa una intensa subida seguido inmediatamente por lo opuesto: depresión, tensión nerviosa y ansia por más droga. Por el consumo de crack se suele perder el apetito y el sueño. Se pueden experimentar un marcado incremento del ritmo cardiaco, espasmos musculares y convulsiones. Suelen presentarse cuadros paranoides y fuertes enfados y hostilidades, por la fuerte ansiedad que provoca, incluso cuando no se está consumiendo.

Puede provocar:

  • Infartos
  • Derrame cerebral
  • Ataques
  • Insuficiencia respiratoria
  • Muerte súbita
  • ‘Labio de crack’ (fuertes quemaduras en el labio por el uso de la pipa)

 

¿Cuáles son los efectos del crack a largo plazo?

  • Problemas respiratorios
  • Daños graves al corazón
  • Daños graves en el hígado
  • Daños graves en los riñones
  • Enfermedades infecciosas
  • Falta de sueño (insomnio)
  • Desnutrición
  • Comportamientos paranoides
  • Comportamientos agresivos

Debido a que el crack influencia en el funcionamiento del cerebro y el procesamiento de sustancias químicas, se necesita cada vez más droga para simplemente sentirse normal. La adicción al crack provoca la pérdida del interés del resto de las cosas de la vida de los consumidores.

 

Cómo detectar el consumo de crack

Algunos síntomas que pueden ser visibles:

·         Pupilas dilatadas

·         Boca seca

·         Sudoraciones

·         Inquietud

·         Hablar mucho

·         Mucha energía

·         Insomnio

·         Mucha actividad motriz y cognitiva

Hay fenómenos que podemos encontrar en el consumo o días después, como son: depresión, aislamiento, actitud defensiva y paranoide. El estado de ánimo de la persona puede oscilar violentamente y puede manifestar una falsa sensación de confianza y poder. El consumidor de crack puede pensar que hay insectos arrastrándose por su piel. Puede que se pellizque y se rasque muy a menudo. Lo más probable es que tenga problemas para concentrarse.

Si se hace un uso prolongado puede que el consumidor presente envejecimiento prematuro. En algunos casos se desarrolla Parkinson después de un periodo largo de consumo de crack.

La cocaína causa la dependencia mental más fuerte que puede causar cualquier droga. Esta dependencia se puede desarrollar en muy pocos días.

El consumo de crack puede provocar psicosis o un estado de sobre-estimulación acompañado de fuertes paranoias y una conducta compulsiva.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información.