Todos tenemos niños y adolescentes en nuestras familias. Llegado los 12 años los problemas que se nos plantean son muchos y más amplios. Coincide en la época que va a ir al instituto y empezarán a relacionarse con gente de más edad, o con mucha diferencia a él.

El uso de drogas como el alcohol y la marihuana está muy extendido entre los adolescentes. Es un problema que nos atañe a todos ya que podrían ser futuros drogodependientes. El uso de drogas afecta al comportamiento en casa, rendimiento escolar, desarrollo personal y a largo plazo a la mayoría de órganos y funciones psíquicas y emocionales. Todos debemos tener esto  muy en cuenta por que el futuro que les espera está construido entre todos.

El principal factor de riesgo para el consumo es la presión medio ambiental la poca habilidad social o la falta de aceptación de uno mismo y su condición.

La educación es el pilar de la prevención, para educar con cautela debemos tener en cuenta:

  • Que adquieran responsabilidad poco a poco, para valorar su importancia.
  • Que adquieran seguridad en si mismos mediante la motivación y la toma de decisiones, las equivocaciones forman parte del aprendizaje.
  • Que acepten el no como una norma de vida, no sirve de nada tener 3 juguetes si no apreciamos ninguno.
  • Sería mejor que sus actividades extraescolares sean acordes con sus habilidades, para que no vivan con presión y frustración.
  • Para conseguir que un niño acepte su forma de ser, tenemos que educarlos valorando sus ideas y negándole lo que no es conveniente para él ni el resto de personas de su círculo.
  • Información al uso de drogas, haciendo un contra de la presión mediática y social en referencia a la apología del consumo de estas sustancias. A los niños y adolescentes hay que explicarles que las drogas (legales o ilegales) no son buenas, haciéndoles participes de la enfermedad de adicción y sus consecuencias. Así mismo cabe destacar que esta “educación” debe comenzar en el ámbito familiar, con el ejemplo de los padres y tutores, un niño o adolescente no entenderá que las drogas (Alcohol) son malas si en su entorno se utilizan de manera social o lúdica.
  • Apuntar como último punto que la prevención intermitente es contraproducente, esta tiene que ser clara y constante.

Este es un pequeño resumen de algunos de los puntos a tener en cuenta en referencia a la prevención de forma natural del consumo.

Muchas veces nos damos cuenta que en temas educativos andamos todos un poco cojos y tendemos a educar con dudas e inseguridades, dudas que traspasamos a los más jóvenes. Todos podemos decir que nos sentimos solos frente a los problemas. Y lo cierto es que en temas de prevención la administración anda un poco coja, ya que los programas establecidos actúan solo en momentos puntuales, y lo cierto es que la prevención es todos los días, aunque también es cierto que la prevención en materia de Drogas debe empezar en casa, no podemos pasar la responsabilidad de la educación de nuestros niños y adolescentes a las instituciones cuando nosotros en nuestro medio no ponemos limites aunque sea con nuestro ejemplo. La prevención es una labor de todos y entre todos se debería de hacer, ya sea en el ámbito educativo, institucional o familiar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies