Durante esta época del año y debido a las numerosas cenas y comidas que tenemos, estamos más predispuestos a consumir alcohol.

La OMS apunta como consumo moderado recomendable, dos copas de vino o cerveza. En periodos concretos como este, debemos tener especial cuidado sobre todo al hacer fuertes mezclas entre distintos tipos de bebidas de mayor graduación.

El exceso de alcohol puntual o reiterado – como ocurre en esta época – puede causar un aumento en los triglicéridos, y afectar al estómago, causando gastritis y reflujo gastroesofágico, empeorar los valores del ácido úrico junto con una alimentación inadecuada y alterar el sueño.

Desde un punto de vista nutricional, debemos saber que una copa de vino son 65 calorías, una cerveza 90 calorías y las bebidas de alta graduación como whisky, ginebra o ron, supone una ingesta de 200 calorías vacías.

En Help os recomendamos:

-Beber moderadamente alternando con bebidas no alcohólicas.

-Consumir bebidas de menor graduación, como el vino o la cerveza.

-No beber con el estómago vacío.

-El cava, vinos espumosos o champagne se absorbe mejor, por lo que debemos tener cuidado.

-No combinar alcohol con bebidas energéticas.

-Intentar llevar una buena alimentación siempre que se pueda, con alimentos ricos en vitamina B12.

-Tomar mucha agua para evitar la deshidratación y con ello los dolores de cabeza o la resaca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies