El consumo de cualquier sustancia que causa adicción puede entenderse como inocuo si no se realiza de manera habitual. Sabemos que es un error pensar esto, ya que actualmente sabemos que comenzar a consumir cualquiera de esas sustancias comienza a afectar al organismo desde el primer momento en que se toma.

La conducta de un posible adicto puede hacer que ese consumo ocasional se acabe convirtiendo en una adicción que comience a condicionar su vida. No hay una regla que determine cuando el consumo ocasional puede llegar a pasar a ser una adicción que impida realizar una vida normal.

No hay cantidades minimas, ni número de veces en que se consume, ni sustancias que produzcan más o menos adicción. Todo depende de la persona que consume y la reacción que experimenta con su consumo. Estas circunstancias son tan personales y únicas que es imposible determinar cuando se produce una adicción. No vale decir “por una vez no pasa nada” o “Yo controlo, no pasa nada”, porque esto no es cierto. Una vez la sustancia entra en el cuerpo, comienza a hacer sentir sus efectos.

En los eventos sociales parece que está bien visto consumir este tipo de sustancias, principalmente alcohol, pero no solo esa. En reuniones de amigos, sobre todo cuando hay una excusa festiva, se comparte el momento del consumo de cannabis, alcohol y si existe ya una cierta experiencia, de cocaína o drogas sintéticas. De hecho, es en estas ocasiones donde muchos jóvenes comienzan a experimentar con las drogas, empujados por amigos que ya la consumen.

Sin darse cuenta, una persona que no tiene ningún tipo de problemas con las drogas ni el alcohol, puede verse atrapado por esta sustancia, que comienza a abrirse paso por el organismo y provocando una adicción. El camino que se sigue después de estos primeros consumos es algo que conocemos demasiado bien y puede acarrear graves problemas, que pueden requerir un tratamiento para conseguir abandonar la adicción.

Para evitar comenzar a recorrer ese camino lleno de baches y con problemas añadidos, solo hay un modo: evitando el consumo de estas sustancias y sustituyéndolas por otro tipo de bebidas sin graduación alcoholica, además de mantenerse alejado de otro tipo de drogas. Si no entran en el organismo, no hay posibilidad de que acaben afectándolo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies