El ser humano lleva consumiendo drogas desde que supimos que nos ayudaba a paliar el dolor, peor fue sobre todo en los años 60 cuando las drogas empezaron a utilizarse para un sinfín de actividades sociales a nivel mundial.

Desde los tranquilizantes, opio, cocaína, marihuana, peyote, anfetaminas o LSD.. Cuando hablamos de drogas también incluimos cualquier droga médica, tabaco o alcohol.

A diferencia de lo que podemos llegar a pensar, los problemas no acaban cuando dejamos de consumir drogas, sus efectos son duraderos en el tiempo y afectan tanto a nuestros órganos como a nuestra actividad cerebral. Los conocidos “períodos en blanco” se caracterizan por unos años alejado del consumo de drogas, pero no significa que no se pueda volver a reincidir.

Esta bien, conocemos la historia, los tipos de drogas que dominan el mercado, su peligro y las seguimos utilizando. La pregunta es ¿Por qué?

Depresión, baja autoestima, períodos de estrés e inseguridad se encuentran entre las causas del consumo de drogas en la sociedad actual. Estas enfermedades calificadas “del futuro” ya son parte de nuestro presente y hacen que utilizar drogas para evadirse sea cada vez más recurrente.
En la mayoría de los casos de dolor, enfermedad o malestar psicosomático, la persona busca algo que cure el trastorno ¿Por qué no utilizar drogas?
Este es uno de los mayores peligros, evitar el dolor a corto plazo es el que crea consecuencias a largo plazo.

Claro que el tiempo que se requiere para hacerse adicto varía. El problema puede ser sólo “tristeza” o “fatiga” Es demasiado fácil culpar del problema de las drogas a la “inestabilidad social” o al “ritmo frenético de la sociedad moderna”.

El hecho sólido y real es que, hasta el momento, no ha existido una psicoterapia efectiva de uso generalizado. El resultado es una población que depende de las drogas. La persona deja de necesitar drogas tan pronto como puede sentirse, tanto a nivel físico como mental, más sana y competente sin tomarlas, que como se sentía tomándolas.

Y es aquí donde comienza la ardua tarea de terapeutas para ayudar a una persona adicta, a superar su problema con las drogas. La psiquiatría ha considerado con desdén que la adicción a las drogas “no es importante” y el problema social del uso de las drogas no ha recibido atención por parte de los psiquiatras. Por el contrario, ellos introdujeron el LSD y lo popularizaron; además muchos de ellos son traficantes de drogas

¿Irónico verdad?

El riesgo que representa la persona que usa drogas, aún después de dejarlas, es que su mente se “queda en blanco” en momentos inesperados; tiene períodos de irresponsabilidad y tiende a enfermarse con facilidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies