Es bien sabido que hay una predisposición mayor o menor a las drogas en función de la profesión que ejerzas.

Llegar a la conclusión de que tener acceso directo al alcohol o a otras drogas es más fácil trabajando en hostelería (sobre todo en turnos de noche) que cuando trabajas en una imprenta es un hecho evidente, o al menos así lo declaran las estadísticas. Por lo que sí, estamos ante una de las profesiones con mayor propensión al consumo de drogas considerándose por ello una profesión de riesgo.

Por otro lado y teniendo en cuenta que una de las drogas más consumidas es la cocaína; su coste hace que sean artistas o altos directivos los embajadores de esta sustancia, combinándola algunas veces con alcohol, cannabis, crack o MDMA. Suponemos que es el empoderamiento del que se caracteriza a esta sustancia el que la hace completamente afín a estos perfiles profesionales.

Ocurre igual en el sector sanitario. Resulta curioso pensar que médicos y enfermeras formen parte también de las denominadas profesiones de riesgo, presentando junto con bomberos, policías y militares una prevalencia superior en el desarrollo de la adicción.

El estrés al que se ven sometidos estos grupos profesionales hace que su relación con las drogas sea un método de evasión, sin autodenominarse en ningún momento adictos o considerar que exista problema alguno.

Mineros y trabajadores de la construcción a su vez, componen la tasa más alta en lo que a consumo de alcohol se refiere.

En esta gráfica observamos el consumo de drogas en función a la relación laboral.

profesiones+drogas

Puedes mirar este artículo para conocer otros factores que influyen en el consumo de drogas:

Adicciones y patología dual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies