BENZODIACEPINAS: UNA DROGA LEGAL.

Los psicofármacos afectan a nivel físico, mental y emocional.

 

Las benzodiacepinas (BZD) son los tranquilizantes más comúnmente prescritos por los médicos para calmar la ansiedad. Son medicamentos psicotrópicos que actúan sobre el sistema nervioso central, con efectos sedantes e hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y miorrelajantes (relajantes musculares).

Las  benzodiacepinas  se usan en medicina para tratar ansiedad, insomnio y otros estados afectivos, así como epilepsias, abstinencia alcohólica y espasmos musculares. Un panel internacional de expertos en la farmacoterapia de la ansiedad y la depresión definieron el uso de las benzodiacepinas, especialmente en combinación con los antidepresivos, como las principales drogas en el tratamiento de trastornos de ansiedad. Los consumidores habituales de drogas estimulantes, con frecuencia se administran benzodiacepinas para calmar su estado anímico. A menudo, se usan benzodiacepinas para tratar los estados de pánico causados en las intoxicaciones por alucinógenos.

Los efectos sedantes de estos psicofármacos se inician con un suave trastorno de la atención y la capacidad de concentración. Las BZD afectan al individuo a nivel físico, mental y emocional: actúan sobre el cerebro inhibiendo la actividad del SNC (sistema nervioso central), disminuyendo así, la velocidad de transmisión neuronal, la velocidad de reacción y la coordinación muscular. Pueden producir también distintos grados de amnesia al bloquear la transferencia de información. Por su efecto depresor, alivian la tensión y la ansiedad, así como también inducen sensaciones de calma y relajación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies