El delirium es una respuesta no específica del cerebro ante diversas agresiones intra o extracerebrales (infecciosas, traumáticas, metabólicas o sistémicas) que suele ser reversible. Puede ser secundario a la intoxicación o abstinencia de otras sustancias psicoactivas, como psicoestimulantes o fenciclidina, y también a múltiples causas orgánicas (infecciosas, traumáticas, vasculares, tumorales, etc.)

El delirium alcohólico requiere de un consumo excesivo y prolongado de bebidas alcohólicas, de varios años de evolución y suele aparecer ante circunstancias debilitantes del organismo como síndrome febriles, traumatismos, etc. Cursa con síntomas prodrómicos, como trastorno de sueño, irritabilidad, disforia, ansiedad, tensión, temblor e ilusiones visuales. Se caracteriza por un síndrome de confusión mental, que cursa con alteración de conciencia, orientación, atención y memoria y un síndrome alucinatorio-delirante que se presenta con graves trastornos perceptivos (ilusiones y alucinaciones), patología afectiva, insomnio, agitación psicomotriz e interpretaciones delirantes secundarias. Se acompaña de graves síntomas vegetativos (temblor, sudoración profusa, taquicardia, hipertermia) y disregulaciones hidro-electrolíticas que pueden poner en peligro la vida del paciente y requieren tratamiento médico en régimen de hospitalización.

Su inicio se sitúa en las 24-72 horas después de la retirada del alcohol y suele estar precedido de crisis convulsivas. Comporta una tasa de mortalidad alrededor del 10%, debido a colapso circulatorio, hiperglicemia irreversible, hipertermia maligna o infección intercurrente (Raistrick y Davidson, 1985). Suele durar entre 2 y 5 días (no suele sobrepasar los 14 días) y finaliza con un estado de sueño prolongado (Bleuer, 1967).

En su diagnóstico diferencial conviene considerar el delirium por intoxicación de psicoestimulantes, que suele cursar con alucinaciones táctiles y olfatorias, aparece pocas horas después del consumo y remite espontáneamente de 6 a 12 horas después.

El delirium inducido por cocaína tiene un inicio agudo, con ideas delirantes paranoides, seguido de conducta bizarra y extremadamente violenta, que requiere contención física. Cursa con trastornos de la atención, percepción, desorientación y deterioro cognitivo. Suele estar acompañado de hipertermia, midriasis e inestabilidad autonómica. Se pueden producir crisis convulsivas y muerte súbita, por colapso respiratorio, que puede aparecer de manera repentina e inesperada (Gay, 1982). Se parece al delirium inducido por anticolinérgicos o por fenciclidina. La presencia de sudoración profusa sería más característica del delirium por alcohol o cocaína que el inducido por anticolinérgicos, mientras que la presencia de intensa agitación y nistagmus lateral sería más característica del delirium por fenciclidina, que puede durar hasta una semana.

José Manuel Torres García

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies