La ansiedad es una compañera que nadie queremos, pero que puede presentarse en cualquier momento. El estrés al que estamos sometidos en el día a día, las complicaciones laborales, la presencia de alguna enfermedad o simplemente, un momento bajo de nuestro organismo, pueden acarrear la aparición de este problema.

Para enfrentarse  a la ansiedad, se suele acudir al médico, que prescribe una serie de pautas de medicación que suelen ser efectivas. Al menos, a corto plazo. La medicación, como ya sabemos, puede llegar a causar más problemas de los que soluciona, por lo que hay que mantenerse alerta y en la medida de lo posible, evitar el consumo de benzodiacepinas.

 

Ante la toma de benzodiacepinas, hay otras técnicas para combatir la ansiedad

 

La presencia de episodios de ansiedad puede estar provocada por varias causas, así que lo primero que se ha de hacer es determinar lo que la provoca. No es nada fácil, y quizá se haya de contar con la ayuda de un especialista que pueda “sacar” los motivos por los que la ansiedad hace su aparición.

Además, se ha de cambiar el modo de vida. El estrés no está provocado por las circunstancias que nos toca vivir. No lo causa nada que vivimos, sino la manera que tenemos de percibir y vivir esas situaciones. Así que hay que mirar bien dentro de nosotros mismos y preguntarnos si es el tipo de vida que queremos para nosotros.

Un cambio en la manera de vivir determinará el modo en que nos enfrentamos a los problemas. Realmente, la ansiedad suele estar causada por lo que esperamos de una situación, no por la situación en sí misma. Sabiendo esto y siendo conscientes, la ansiedad desaparecerá de nuestra vida.

No se trata de un proceso rápido ni sencillo. Hay que aprender a vivir en el momento, solucionando los problemas a medida que lleguen y sabiendo que todo tiene solución, aunque esta no sea fácil ni esté a la vista inmediatamente.

La ansiedad nos paraliza y evita que avancemos en la vida, por lo que tenemos que ser capaces de localizar sus causas y solucionarlas, para tener una vida plena, huyendo de los frenos que nos pone este problema tan cotidiano que, pese a lo que parece, tiene solución.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información.