Una de las herramientas más útiles para combatir la dependencia de las sustancias tóxicas es la información que se maneja para hacer frente al consumo de estas. Es importante conocer y saber valorar todos los datos disponibles para poder actuar de manera más rápida y eficaz, estableciendo pautas de acción claras y que vayan a la raíz del problema.

Por este motivo, las distintas instituciones dedicadas a este fin elaboran con cierta frecuencia encuestas destinadas a grupos de riesgo para recopilar toda la información posible y realizar un seguimiento continuo a la sociedad respecto al alcohol y las drogas, tanto ilegales como legales.
En estos estudios se puede comprobar la evolución que va teniendo el consumo en nuestro país y se pueden realizar los cambios pertinentes en las acciones destinadas a la previsión de la aparición de la adicción y paliar sus consecuencias.
Gracias a estas encuestas y estudios somos capaces de conocer elementos tan importantes como la edad de acceso a estas sustancias y el tipo de adicciones más comunes. Se pueden orientar las distintas campañas para combatir esos problemas concretos y obtener los mejores beneficios posibles.
Por ejemplo, sabemos que durante la última década, la edad media de acceso a las drogas ha aumentado de los 15 hasta los 19 años, y es superior en los varones que en las mujeres, a excepción del consumo de alcohol y tabaco en fin de semana, que se incrementa en el caso de las mujeres.
Según este estudio, no hay una diferencia significativa entre varones y mujeres a la hora de acceder al consumo de las drogas. En ambos géneros se mantiene la misma edad, que hemos visto que se establece en los 19 años.
Hay que tener en cuenta que esta encuesta se realizó sobre una población de estudiantes entre los 14 a los 18 años, de ambos sexos y residentes en la Comunidad de Madrid. Estos datos pueden ser transpolar al resto del Estado Español y resultan bastante reveladores.
En cuanto a género, no hay diferencias entre géneros en el consumo de alcohol, siendo del 55,9% en varones frente al 54,3% en mujeres. Donde sí se registraron diferencias fue en el consumo de tabaco. En este caso, las mujeres tienen un porcentaje superior, sumando un 33,1% frente a 24,2% a los varones que fuman.
En cuanto otras sustancias, el porcentaje de mujeres que consuman cannabis, cocaína, éxtasis, speed/anfetaminas, alucinógenos, y sustancias volátiles es sensiblemente inferior frente a los varones .
Donde existe una prevalencia del género femenino, y esto se constata también en otros estudios centrados en personas adultas, es en la utilización de tranquilizantes e hipnodepresores o benzodiacepinas. En el caso de las jóvenes encuestadas, el porcentaje es del 3,1%, mientras que en el caso de los varones el porcentaje baja hasta el 1,7%.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies