Adicción a los Medicamentos Estimulantes.

Todo estimulante funciona aumentando los niveles de dopamina en el cerebro; la dopamina es la sustancia química (neurotransmisor) del cerebro asociada con el placer, el movimiento y la atención. Los efectos terapéuticos de los estimulantes se logran a través de aumentos lentos y constantes de dopamina, aumentos similares a los producidos de manera natural por el cerebro. Las dosis recetadas por los médicos son bajas al principio, y se aumentan gradualmente hasta lograr un efecto terapéutico. Sin embargo, cuando se toman en dosis o por vías no recetadas, los estimulantes pueden aumentar la dopamina en el cerebro de manera rápida y altamente amplificada, como lo hacen la mayoría de las demás drogas de abuso, trastornando la comunicación normal entre las células del cerebro, produciendo euforia y convirtiéndose de esta manera en una droga con un elevado riesgo de adicción.

Los estimulantes se abusan para “mejorar el rendimiento” o por razones recreativas, por ejemplo, “para ser aceptado por un grupo”. Mejoran el rendimiento al aumentar el estado de vigilia, la concentración y la atención y al suprimir el apetito (para facilitar la pérdida de peso). Los efectos eufóricos de los estimulantes generalmente ocurren cuando los estimulantes se trituran y luego se inhalan o se inyectan. Algunos usuarios disuelven las tabletas en agua y se inyectan la mezcla. Esto puede traer complicaciones, ya que a veces las tabletas contienen rellenos insolubles que podrían bloquear los vasos sanguíneos pequeños.

Los estimulantes pueden aumentar la presión arterial, la frecuencia cardiaca, la temperatura corporal y disminuir el sueño y el apetito, lo que podría llevar a la malnutrición y sus consecuencias. El uso repetido de estimulantes puede causar sentimientos de hostilidad y paranoia. En dosis altas, pueden producir complicaciones cardiovasculares graves, incluyendo la apoplejía o ataque cerebrovascular.

Los estimulantes potentes que mas inciden en el SNC (Sistema nervioso central) son sustancias generalmente del grupo de las anfetaminas: anfetamina, dextroanfetamina, metanfetamina, metilfenidato, dexmetilfenidato, Mdma; y fuera de ese grupo farmacológico, drogas ilegales y altamente peligrosas, como la cocaina y sus derivados.

El peligro de desarrollar la adicción condicionado por el abuso de estimulantes, ya sean ilegales (cocaína) o legales (el metilfenidato, las anfetaminas ..etc )debe ser muy tenido en cuenta si se hace sin supervisión médica, o bien si en un determinado momento no siguiera la posología puesta, marcando el usuario las dosis y los tiempos de consumo. Cuando esto es así es probable que la adicción se desarrolle, ya que los estimulantes, cuando se toman en dosis y por vías diferentes a las prescritas por el médico, inducen una elevación rápida de la dopamina en el cerebro. Es más, si se suspende su uso después de haberlos usado regularmente, pueden surgir síntomas del síndrome de abstinencia tales como fatiga, depresión y patrones de sueño interrumpido.

Por lo general en nuestro país tenemos la insana costumbre de medicarnos por nuestra cuenta y riesgo, si un día un medico nos dio un medicamento determinado para una dolencia especifica, esto no quiere decir que podemos utilizar este medicamento a posteriori por nuestra cuenta y riesgo, ni que vaya a funcionar como funciono en su día para la dolencia especifica. El abuso de medicamentos no es un juego.

Si conoces a alguien que tenga un problema con los fármacos estimulantes, o con las drogas en general, ponte en contacto con nosotros en el 881 942 487 y un miembro de Help Adicciones te asesorara sin compromiso.

Help Adicciones.

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention. Mental health in the United States: Prevalence of diagnosis and medication treatment for attention-deficit/hyperactivity disorder—United States, 2003.Morb Mortal Wkly Rep 54(34):842–847, 2005.
Kessler RC, Adler L, Barkley R, y cols. The prevalence and correlates of adult ADHD in the United States: Results from the National Comorbidity Survey Replication. Am J Psychiatry163(4):716–723, 2006.
Faraone SV, Biederman J. Prevalence of Adult ADHD in the United States. Reporte presentado en la reunión anual de la Asociación Americana de Psiquiatría, New York, 2008.
Volkow ND, Fowler JS, Wang G, Ding Y, Gatley SJ. Mechanism of action of methylphenidate: Insights from PET imaging studies. J Attention Disorders 6(Suppl. 1):S31–S43, 2002.
Help Adicciones

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies