Una adicción es una enfermedad que supone un grave problema para quien lo padece, pero también para las personas que están alrededor del enfermo. Un adicto antepone el objeto de su adicción a las relaciones sociales, a sus obligaciones e incluso a su vida profesional. Su único objetivo en la vida es conseguir la sustancia a la que es adicto y consumirla por encima de todo y sin pensar en las consecuencias negativas que conlleva esta obsesión.

El adicto no atiende a razones, aunque en determinadas ocasiones pueda parecer que intenta rectificar su comportamiento. No hay que dejarse llevar por engaños, que muchas veces pueden ser autoengaños. Un adicto es una persona enferma y como tal, no es capaz de controlar su problema por si mismo.

Una persona adicta busca aislarse del resto de las personas de su alrededor. Para ella solo importa el objeto de su adicción, sobre la que construye su vida y actúa para conseguir calmarla. Buscará cualquier excusa para obviar los síntomas y buscar una explicación que racionalice su comportamiento.

Se mostrará huraño y malcarado, ya que solo tiene pensamiento para esa sustancia que le permite continuar con su día a día y para el que vive. Esta mala predisposición a relacionarse influye en el trabajo y el resto de obligaciones. Muchas veces se dejan de lado para dedicarse a conseguir la sustancia de la que depende. Puede ser que no sea una adicción física, sino que sea algo psicológico. Es igualmente peligroso, ya que termina dominando las prioridades de la persona adicta.

Tampoco reconocerá que tiene un problema y seguramente no quiera recibir ayuda, porque no percibe su problema. Las personas a su alrededor se arriesgan a discutir con él si se atreven a sugerir que existe un problema, por eso es mejor que sea un profesional externo a su círculo el que le haga ver que existe la adicción y que le haga reaccionar.

Con el apoyo de profesionales, mucha paciencia y la colaboración del adicto, que es fundamental, se puede ofrecer una salida y ayudar en la recuperación de la persona que está atrapada en esa espiral de autodestrucción y encadenado a unas sustancias que pueden representar un muy grave problema.

Imagen | Flickr

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si deseas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies